Demandan a productora pornográfica por una parodia de ‘Steins;Gate’

Steins;Gate

Sabemos que en Japón, la industria de la pornografía vive una edad de oro. Es posible encontrarse vídeos adultos con cualquier temática por muy extravagante que parezca, y una de las más demandadas por los jóvenes es la del cosplay. Una de las mayores productoras de vídeos es TMA, especializada en parodiar de forma sexual series de animación con películas como ‘Hahiru Suzumiya No Yuutsu’, ‘Kira Star’ o ‘Layers;Gate’.

Precisamente esta última basada en la popular serie de 2011 ‘Steins;Gate‘ sobre un grupo de jóvenes que han creado un microondas capaz de enviar mensajes de móvil al pasado no ha gustado mucho a los creadores de la novela visual original. Por ello han emprendido acciones legales contra la productora TMA para que deje de distribuir la parodia.

Ante estas acciones legales TMA ha respondido y en primer lugar ha retirado de las tiendas y dejado de imprimir copias de ‘Layers;Gate’. Después de esto ha pedido disculpas tanto a los poseedores de la licencia original como a todas las personas involucradas en la distribución de la película.

El tema de la propiedad intelectual y las parodias para adultos es un tema delicado y que no va a pararse fácilmente. No solamente tendremos estas parodias pensadas para distribuirse no solamente en videoclubs, sino que también están los doujinshis que se venden en masa en ferias de cómics autoeditados como el Komiket, pero siendo los distribuidores personas anónimas, es comprensible que un gigante como TMA reciba amenazas legales al ser una cabeza visible.

Vía | Anime News Network

Etiquetas

Naruedyoh @naruedyoh

Amante del cómic, aunque con inclinaciones hacia los productos provenientes de Japón. Con solamente 22 años, aún me queda por aprender mucho, pero las ganas no me las quita nadie (odio parecer un hipster, pero es así). Cuando no me gusta algo, una parte en el fondo de mí hace que quiera que me guste, pues significaría que se ha hecho lo suficientemente bien. Con cómics y juegos en las estanterías desde los tres años.

Compartir este Artículo en