‘Ciudad de Yotsuya, barrio de Hanazono’, ¿hentai, seinen o shojo?

‘Ciudad de Yotsuya, barrio de Hanazono’, otro de esos mangas con los que Ponent Mon aumenta su nada desdeñable cuenta personal con el cómic venido de Japón —una cuenta que hace cosa de un mes perdía a su mejor valedor, el tristemente desaparecido Jiro Taniguchi—, es una rareza sin igual en cuyas páginas se dan cita tres de los cuatro géneros en los que suele clasificarse el tebeo nipón: el hentai, el seinen y ciertos tintes nada desdeñables de shojo. La mezcla, en contra de lo que se podría pensar a priori considerando los muy diferentes esquemas a que se atañen cada uno de las citadas ramificaciones del manga, funciona mejor de lo que parece, y si bien el primer tramo de la lectura firmada por la autora Kan Takahama resulta algo atribulado, las sensaciones finales que se desprenden de la misma se alejan raudas de esos instantes iniciales.

Unos instantes en los que el agradable trazo de la artista japonesa, las redondeces de sus personajes y el preciso trabajo que se hace en las tonalidades grisáceas que caracterizan a las páginas, contrastan sobremanera con lo especialmente caótico de una narración que cuesta seguir por momentos y que, a poco que se tenga limitada paciencia, es capaz de echar a empellones al lector menos dispuesto a aguantar el trance y continuar aventurándose en este relato ficticio basado en personajes reales que nos traslada al Japón de la segunda década del siglo pasado y nos presenta a Ishin, un joven provinciano que escribe relatos de marcado talante erótico para una revista semi-clandestina y que, debido a ello, se ve “impelido” a investigar más de cerca el arte amatorio. Será así como conozca a Aki, una modelo de arte de baja cuna que, sin él saberlo, jugará un papel determinante en su futuro inmediato.

Y es ese futuro el que provoca que lo atolondrado del arranque de la lectura, y esa carencia de coherencia que se aprecia en la narración, vaya dejando paso a un ritmo más pausado y reflexivo en el que Takahama vuelca su atención en matizar a sus personajes. Esto, unido al hecho de que con el paso del tiempo en las páginas la situación histórica que envuelve a la acción se vaya aproximando a la Segunda Guerra Mundial consigue que, para cuando ‘Ciudad de Yotsuya, barrio de Hanazono’ encara su tramo último, hayamos tomado tanto cariño por Ishin y Aki, que el desenlace de los acontecimientos nos llegue con intensidad suma. Añadamos ese epílogo completamente impreso desde los lápices que nos inunda con una mezcla de sentimientos y tendremos como resultado el que finalicemos esta entrada recomendando efusivamente la inmersión en tan recomendable volumen.

Ciudad de Yotsuya, barrio de Hanazono

  • Autores: Kan Takahama
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 164 páginas
  • Precio: 15,20 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario