‘Black Jack’, un bisturí de leyenda

En un año en el que se cumplen nueve décadas del nacimiento del Kamisama no manga —el Dios del Manga—, Planeta Cómic ha decidido tirar la casa por la ventana y, recuperando trabajos suyos previamente publicados por la desaparecida versión española de Glénat, ofrecer de nuevo a los lectores de nuestra piel de toro la posibilidad de asomarse al puñado de títulos que sirvieron —si no en su totalidad, si en buena parte— para cimentar la leyenda del noveno arte que ha sido, es y siempre será Osamu Tezuka. Y, al hacerlo, al retomar aquellos mangas que son seminales en la trayectoria de Tezuka, la editorial ha apostado por un formato de esos a los que resulta completamente imposible resistirse si, como servidor, eres un recalcitrante coleccionista y los volúmenes en tapa dura conforman un 80% de tu tebeoteca, no teniendo reparos en tener que volver a adquirir material que ya tenías con tal de poder poseerlo en forma más duradera.

Empezando la apuesta por el grueso volumen que pudimos ver en el Salón del Cómic, y que recogía la tetralogía inicial del artista nipón —la formada por ‘Metrópolis’, ‘La Isla del Tesoro’, ‘Lost World’ y ‘Netx World’— fue objeto de salida también en el mismo evento tebeístico el primer tomo de los ocho en los que la editorial recopilará la totalidad de ‘Black Jack’, cabecera legendaria donde las haya que, si bien por debajo de aquellos títulos que siempre se citan como cúspides de la producción del maestro japonés —ya sabéis, ‘Fénix’ y ‘Adolf’— se encuentra entre las posiciones más altas y representativas de la forma de entender el arte secuencial que Tezuka cosechó a lo largo de los cuarenta y tres años que estuvo en activo y a través de las más de 150.000 páginas que dibujó en vida.

Girando en torno a la figura de un misterioso mago del bisturí que consigue lo imposible sobre la mesa de operaciones y que trabaja sólo por dinero como una suerte de mercenario de la medicina que aparece y desaparece de las formas más inesperadas, ‘Black Jack’ es, como decíamos, un glosario preciso, un catálogo asombroso de todas las pequeñas idiosincrasias que hicieron grande a Tezuka: construida a base de pequeños capítulos de unas veinte páginas de media que no tienen más relación entre ellos que la aparición del enigmático protagonista —al que se unirá después la presencia más o menos constante de Pinoko, una pequeña irritante y llena de carisma—, ‘Black Jack’ va tocando de uno en uno todos los palos que hoy asociamos al mangaka, desde la aparición de constantes como Bigotón o los muchos trasuntos de Astroboy a la manera en que el autor maridaba gravitas y caricatura en una misma página sin que el resultado se sintiera extraño o forzado.

Entre medio, y dado el cimiento base en el que se sustenta el espíritu de la serie, la variedad de temáticas, de historias que analizan la especie humana desde muy diversos ángulos —algunos, vistos bajo cierta estrechez de miras contemporánea, resultan de una incorrección política abrumadora— conforma, a lo largo de las más de 1.200 páginas de estos dos primeros volúmenes, y de las casi 5.000 sobre las que se extiende ‘Black Jack’, un manga que trasciende filias y que se alza indiscutible como hito del cómic del país del sol naciente o, por extensión, de la historia del noveno arte en general. Una lectura obligada para todo amante del arte secuencial que, por fin, podemos disfrutar en una edición a la altura de las circunstancias.

Black Jack vols.1 & 2

  • Autores: Osamu Tezuka
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 632/600 páginas
  • Precio: 23,75 euros c/u en Amazon y Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.