Another, dedícate a otra cosa muñeca

Mi afinidad con el terror japonés no es que esté muy trabajada y creo que es algo que comparto con más gente. Algunos se sienten totalmente aterrorizados por obras como The Ring, La Maldición o Dark Water. Personalmente, y con lo poco que he visto, el cine de terror japonés me ha movido entre la indiferencia y la vergüenza ajena. Japón tiene una mitología terrorífica muy rica, eso es innegable, como innegable es el particular estilo que tienen al mostrarla en la pantalla.

En lo que respecta al anime, no me parece que sea el canal ideal en el que los autores de terror den rienda suelta a su creatividad. No lo digo por despreciar a nadie, sino que simplemente uno tiene que ser muy bueno para meter el miedo en el cuerpo al personal con el estilo de dibujo estándar del anime, ya sabéis, ojos como mejillas y viceversa. Pero algo muy distinto es lo que hace Another.

Yo creo, y si estoy equivocado llamadme lo que queráis, que para infundir terror al espectador como reflejo al que sufren los personajes de la historia, uno debe crear la atmósfera apropiada, tanto en el ambiente como en la propia historia. Normalmente si uno de estos dos elementos falla, la presunta terrorífica historia suele caer en el olvido. Another falla en ambos aspectos y voy a empezar por el más evidente, su diseño de personajes totalmente descolocado.

Y es que me parece algo incoherente usar un diseño de personajes totalmente shojo en una historia que pretende buscar una incomodidad ajena. Me da igual que el chaval esté sólo en un pasillo negro cual sobaco de grillo mientras un demonio del averno le arranca la piel, sus ojazos shojo (shojazos) me van a provocar la desconexión casi total con ese sangriento drama. Incluso es posible que me arranque una risa, como ocurre en este anime.

Pero creo que el principal problema de Another es otro y es su historia. El anime se basa en una novela ligera publicada en 2009 y que presenta al joven Kouichi Sakakibara, un estudiante de instituto que acaba de mudarse a una pequeña ciudad desde la gran metrópolis. El gran quid de la cuestión es que Kouichi entra a formar parte de una clase en la que 26 años antes ocurrió una gran tragedia. Una alumna de la misma clase murió de forma inesperada y sus compañeros, en un alarde de lo absurdo, decidieron actuar como si ella no hubiera muerto debido al cariño que le tenían.

Hasta la llegada de Kouichi, nada había ocurrido en la mencionada clase, pero tras su llegada y el inicio de una relación con Mei Misaki, una misteriosa muchacha con un parche en el ojo, algo despierta y los estudiantes empiezan a caer como moscas. Este es el planteamiento de Another y si os preguntáis cómo se desarrolla el conflicto causante de tanta tragedia y cómo funciona la causa que las provoca, os vais a hartar a escuchar explicaciones. Ahora, si lo que buscáis es una razón a tanta muerte, seguid esperando.

Siempre he considerado que a la hora de contar una historia correctamente hay que responder a ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde? y ¿Por qué?. Another descompensa brutalmente su narración para sobrecargar el ¿Cómo?, tanto que el ¿Por qué? queda en el olvido mientras a uno se le queda la cara de tonto mientras espera que lo que ocurre en este anime tenga algo de sentido.

Y ahora, si sumamos esto al, para mí, inapropiado diseño de personajes (quizá buscaban una similitud con las numerosas muñecas que aparecen), obtenemos una mezcla que no para de hacer aguas, que responde a preguntas que nadie ha hecho mientras las que importan se quedan en barbecho secándose.

Another me recuerda a un prospecto farmacéutico, una aburrida narración que sirve más bien como manual de instrucciones de algo que no sabemos cómo se ha fabricado. Y en el fondo, deja de importarnos.

Another

4SHIAAHH
  • Estudio: T2 Studio, P.A. Works, Studio Easter, Korea Easter Studio y más.
  • Episodios: 12
  • Director: Tsutomu Mizushima (Crayon Shin-Chan, Genshiken Nidaime, Girls und Panzer)
  • Diseño de personajes: Junichirou Taniguchi

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

  1. Hace mucho que vi esta serie, así que no recuerdo muchos detalles. Pero el opening… no es discutible, no creeis?

  2. El diseño de personajes más que shojo es moe, ya sabes, esa obsesión que tienen los hombres japoneses porque las chicas sean muy monas.
    Si la serie falla es por culpa de un diseño de personajes demasiado mono y una narración que avanza mediante técnicas narrativas más que dudosas.

Deja un Comentario