‘Angel Beats!’ rompe records de audiencia en Japón

¿Quién les iba a decir a los chicos de Aniplex y P.A. Works (‘Canaan’, ‘True Tears’ que con el anime de ‘Angel Beats!’ iban a dar en plena diana superando incluso los records de audiencia de la serie más moe del momento, ‘K-ON!’? Vale que no sea en todas las cadenas, pero definitivamente este anime parece ser la revelación de la temporada con cifras que alcanzan el 4.9% de share, el mayor índice de la franja nocturna para un anime en los últimos tres años.

La serie, con una novela y un par de mangas en marcha de forma simultanea, comenzó a emitirse el pasado mes de abril e inicialmente estará formada por 13 episodios escritos por Jun Maeda, artífice de todo el proyecto. Su historia tiene lugar en un instituto del más allá, un purgatorio entre el Cielo y la Tierra en el que los estudiantes aprenden a desprenderse de cualquier atadura que aún conservasen y donde nuestro protagonista, Yuzuru Otonashi, incapaz de recordar su vida anterior, decide unirse a la Shinda Sekai Sensen (SSS), una organización fundada por una chica llamada Yuri para luchar contra Dios para vengarse del cruel destino que sus miembros tuvieron que sufrir en vida.

Como veis, su historia recuerda en cierta forma a la de Suzumiya Haruhi, y probablemente esté llamada a seguir los pasos de esta al menos en lo que a popularidad se refiere. Y sino, tiempo al tiempo.

Opening: ‘My Soul, Your Beats!’ de Lia

Ending: ‘Brave Song’ de Tada Aoi

Vídeo promocional

Vía | Sankaku Complex
Sitio oficial | Angel Beats! (Japonés)

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en