Alégrame el finde: 3 cómics eróticos

danaemanara.jpeg

Aprovechando que estas Navidades me ha caído un magnífico libro dedicado a la historia del cómic erótico (Erotic Comics: A Graphic History, que ya reseñaré en cuanto tenga un rato), he decidido dedicar las recomendaciones de este finde a la vertiente más sensual del 9º arte.

He escogido tres obras que me gustan bastante, no sólo por las razones obvias, sino porque considero que tienen gran calidad gráfica y narrativa al margen del chitty chitty bang bang que puedan ofrecernos. Así pues, desabrochad vuestras cremalleras, poneros a los mandos y… bueno, mejor seguid leyendo sin más.

(Por cierto, no me digáis que no es una maravilla esta versión de la Danae de Klimt que ha hecho Manara. Si eso no es arte…)

clic.jpg1. El Clic

Milo Manara es uno de los maestros indiscutibles del cómic erótico. Muy pocos dibujantes pueden competir con él en cuanto a dominio de la figura femenina. Sus mujeres son bellas y voluptuosas, y tienen una mirada fría y enigmática, sugerente, sensual. Su extensa bibliografía incluye varias obras cumbre del género, pero probablemente sea El Clic la más conocida.

El Clic se publicó en 1983. Cuenta la historia de un peculiar invento, una pequeña cajita con un botón que, al activarse, consigue que una mujer, por frígida que sea, se vuelva más perra que la madre de Scooby Doo. Manara ha publicado cuatro partes de esta historia, aunque yo me quedo con el primer volumen, en el que una mujer empieza a descubrir el placer en los lugares más insospechados.

Mi escena favorita es la del cine, oscura y excitante. Curiosamente, la peli que se está proyectando es Casanova, del director Federico Fellini, con quien Manara ha colaborado en más de una ocasión. Además de estos cuatro volúmenes, El Clic ha sido adaptado al teatro y a la gran pantalla.

voyeur.jpg2. Voyeur

Un dibujante que sí puede competir con Manara en el dibujo de la figura femenina es Horacio Altuna. Su carrera no le ha llevado solamente por los derroteros del cómic erótico (véanse obras como Hot L.A.), pero su paso por él ha sido más que destacable. Sus aportaciones al género empezaron a publicarse en la revista PlayBoy en los años 80.

Estas historias cortas se recopilaron posteriormente en diferentes álbumes temáticos, y uno de ellos fue Voyeur. Son historias de cuatro páginas protagonizadas por diferentes personajes: viajeros en un tren, presentadores de TV, mecánicos… Todas parten de un argumento sencillo, apenas una pincelada que finaliza con un chiste más o menos acertado.

El exquisito dibujo de Altuna y la gran variedad de situaciones prometen una lectura interesante. Los tomos de esta serie fueron publicados en nuestro país por Ediciones El Jueves dentro de su Colección Titanic.

lovejunkiesn01g.jpg3. Love Junkies

El manga hentai abarca un espectro inmenso en el que entran desde las obras más memorables hasta las más desechables. No me olvido de clásicos como Angel, de U-jin, o la extravagante Urotsukidoji; pero hoy prefiero centrarme en Love Junkies, otro buen manga del género (al menos en sus primeros tomos).

Este manga fue creado por una mujer, Kyo Hatsuki, algo poco habitual en el hentai. Nos cuenta la historia de Eitaro Sakakibara, un personaje que no se aleja demasiado de los típicos protagonistas de otros mangas: es tímido, inseguro, y a sus veintitantos sigue más virgen que una Barbie.

El encanto de esta obra es que sin llegar a ser nunca demasiado explícita (cosa que en el fondo da igual, teniendo en cuenta que los japos censuran y recortan los primeros planos de las partes más pudendas), consigue recrear situaciones realmente excitantes, a las que hay que sumar un destacable sentido del humor. Un hentai poco convencional que cuenta con un total de 26 tomos, publicados en España por Norma.

Más en Zona Fandom | Alégrame el finde

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en