Huida de Silver City, cuando luchar es morir, correr es tu única opción

Huida de Silver City

Acaban de morir. Los tres. Un padre, su esposa y su hija adolescente; trece, catorce años. No más.

Contemplo la escena horrorizado y sigo con mis prismáticos los últimos momentos de la última familia de nuestra ciudad. Ésa palabra, último o última, lleva rigiendo los destinos de todos nosotros desde que la epidemia comenzó a diezmar a la población de Silver City, hace apenas una semana. En ese tiempo, las “últimas” noticias fueron a menudo tan pavorosas que muchos nos negábamos a creerlas. Zombis, cadáveres que asesinan a sus vecinos, y la muerte declarándose reina y señora de todos nosotros, los “últimos”, los supervivientes.

Esta mañana quedábamos varios centenares. Desde esta azotea, con mis prismáticos, he contemplado cómo la ciudad entera agonizaba a velocidad de vértigo y de pesadilla. Hace cinco horas éramos más de noventa, hace dos aún quedaban veinte, tal vez treinta personas atrincheradas en sus casas… pero los cadáveres andantes han roto las puertas, han atravesado las ventanas inmunes a los cortes del cristal en su carne putrefacta, han derribado las endebles barricadas que algunos hombres, en su desesperación, habían levantado. Hace unos minutos comprendí que yo podría ser uno de los “últimos” diez supervivientes. Pero no lo soy. Yo no cuento.

Si el título de Huida de Silver City no era suficientemente explícito, este fragmento de la introducción escrita por Javier Cosnava (autor de la recomendable novela 1936Z. La Guerra Civil zombi) termina de subrayar el tono de un juego de mesa que se sitúa en el extremo opuesto a la orgía asesina de Zombicide. En Silver City siempre suele salir más a cuenta huir que luchar, y con frecuencia eso significa dejar en la estacada a algún que otro superviviente (perdón, ex-superviviente).

A esta distinción se le suma un creciente grado de paranoia causado por una mecánica que por si sola justifica la existencia del juego: cada vez que un compañero resulta herido roba en secreto una carta para descubrir si ha sido infectado, y atentos porque tu objetivo en el juego puede dar un giro de 180º en un suspiro. Los supervivientes ganan si logran escapar sanos y salvos pero pierden si entre ellos se cuela algún infectado, los infectados si salen de la ciudad propagando aún más la epidemia y los jugadores zombis (un infectado que ha terminado transformándose en un no-muerto) impidiendo que ningún superviviente escape o dejando que un infectado se cuele.

El último resultado posible es que el Caza bombardero que se aproxima a la ciudad llegue antes de que cualquiera de los bandos alcance su objetivo dejando caer su carga para barrer la zona y acabar con todo. Tienes al menos 30 rondas antes de que esto ocurra pero será mejor que no te entretengas. Las vías de escape de la ciudad son limitadas y el helicóptero, el barco o el puente con el que contabas para escapar pueden no estar ahí cuando llegues hasta ellos.

Huida de Silver City

Primera y segunda edición

Huida de Silver City se puso a la venta en el segundo trimestre del año pasado en una tirada limitada que no tardó demasiado en agotarse y hace poco más de un mes presentó en Verkami una reedición con componentes mejorados que se ha quedado cerca de duplicar sus objetivos iniciales en esta plataforma de financiación colectiva.

Entre las diferencias más notables encontramos un tablero y cartas más grandes y claras, fichas de personajes con un diseño algo más trabajado y en un único idioma (la primera edición era bilingüe mientras que la nueva está localizada al español o el inglés según toque), marcadores con peanas menos oscuros para que se diferencien mejor entre si y un manual revisado también en un único idioma (el original combinaba en una sola maquetación el inglés y el español para agobio del lector).

Además, también se ha creado un pack de miniaturas para sustituir los marcadores de cartón. Un plus que se va algo de precio pero que siempre está bien como opción. Todas las imágenes de esta reseña son de la primera edición pero he tenido bien presente los cambios a la hora de realizar mis observaciones.

Huida de Silver City

Huida de Silver City, una alternativa diferente

Los gallegos de Peká Editorial han dado un paso valiente en su apuesta por la publicación de títulos de factoría nacional empezando por este Huida de Silver City que pronto será seguido por Diez Negritos, un juego cooperativo basado en la novela homónima de Agatha Christie. Mi valoración general es muy positiva y aunque tengo algunas reservas en cuanto a la calidad de algunos componentes o su diseño, opino que estamos ante un título diferente que muy probablemente satisfará las expectativas de aquellos jugadores ávidos de una experiencia realmente temática.

Podéis echarle un vistazo al reglamento descargándolo directamente o a través de este vídeo. Si os llama la atención, sabed que la editorial está apostando también por la ampliación del juego a través de escenarios adicionales gratuitos y que pronto tendréis una nueva oportunidad para conseguir una copia con recompensas incluidas a través de una segunda ronda de financiación, esta vez en Kickstarter, donde junto a la presente edición en castellano se buscará la publicación en inglés, alemán y francés.

Dentro de la caja

Huida de Silver City Caja

Huida de Silver City (2013)

  • Autor: Diego M. Lobariñas
  • Ilustración: Saray García
  • Editorial: Peká Editorial
  • Edad: 12+
  • Duración: 120 minutos
  • Jugadores: 1-4
  • Precio: 45/65 euros (con o sin miniaturas)

    Lo bueno

  • Las cartas de infección reducen a cero el riesgo de efecto líder. ¿Cómo vas a hacerle caso a alguien que puede volverse contra ti?
  • Los escenarios aportan variedad a un juego que en general ofrece una experiencia distinta, más rolera si me permitís, que el resto de representantes del género.
  • El sistema de inventario al estilo RPG mola.
  • La nueva edición incluye miniaturas. No eran imprescindibles, pero hay que admitir que un juego como este lo pedía a gritos.

    Lo malo

  • El diseño gráfico es cuanto menos irregular y aunque elementos como el tablero o las fichas de personaje han mejorado en la nueva edición, sigue un paso por detrás de los estándares de calidad a los que estamos acostumbrados.
  • La regla de generación de zombis es confusa y ralentiza el entreturno. Tener que recordar el tiempo que lleva cada zombi inactivo para poder retirarlo del juego o que algunos se salten esta regla (los generados por carta de suceso) tampoco ayuda.

Sitio oficial Peká Editorial

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.