Goblinoid Games: Rol gratuito al estilo clásico

Gobinoid Games: G.O.R.E., Labyrinth Lord y Mutant Future
Si eres de los de «Esto ya no es lo que era», o «esto con el bueno de Gygax no pasaba»… Si te rechinan los oídos cuando lees en un manual de D&D cosas del tipo «el rango de este ataque es de dos casillas» y echas de menos cosas como «tira 1d100» o «golpear a clase de armadura cero»… Está claro, eres un rolero clásico, y Goblinoid Games viene en tu ayuda con sus juegos retroclones.

Los retoclones con imitaciones casi perfectas de juegos de rol clásicos de los 80 y 90 (¡los éxitos que quieres escuchar!), pero publicados bajo la licencia OGL, y además en este caso gratuitamente. De esta forma, cualquier persona o editorial puede producir material para juegos que han dejado de publicarse (como Advanced Dungeons&Dragons) sin infringir temas de copyright. En la web de Goblinoid puedes descargarte los PDFs de los juegos, o encargar las versiones impresas en varios formatos a partir de 15 euros. En total, Goblinoid ha producido cuatro juegos:

* OSRIC: Emula las reglas de juego de los juegos de fantasía de los 80, «de su primera edición avanzada», entiendo que AD&D.
* GORE: Emula los sistemas basados en tiradas percentiles desde los 80 hasta hoy. En la portada aparece una imagen de Cthulhu que puede servir de pista, pero los seguidores de MERP o Rolemaster estaremos también a gusto.
* Labyrinth Lord: es un regreso al espíritu original, puesto que simula los juegos clásicos de finales de los 70, básicamente el D&D original.
* Mutant Future: Está basado en el sistema de Labyrinth Lord, pero adaptado al estilo de los juegos de ciencia ficción ambientados en un mundo de post-apocalipsis nuclear. A muchos les vendrá a la cabeza Gamma World.

Una buena oportunidad para desempolvar viejos módulos de aventuras, y darle lustre a los dados de diez.

Via | Frikiverso, donde descubrí Labyrinth Lord
Sitio oficial | Goblinoid Games

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en