Fantasy Flight Games anuncia la segunda edición de BattleLore

battlelore2ed

BattleLore no es ningún desconocido para los amantes de los wargames, un juego de fantasía uno contra uno al estilo Warhammer aunque algo más sencillo (y económico) que este último, inédito en nuestro país pero con cierta presencia gracias a Batallas de Poniente. Pues bien, Fantasy Flight Games acaba de anunciar BattleLore Segunda Edición, una revisión del original con sustanciales cambios entre los que merece la pena destacar su nueva ambientación dentro de los Reinos de Terrinoth, el mismo universo en el que se sitúa RuneBound, Descent, RuneWars, DungeonQuest y Rune Age.

«El día para el que se construyó esta torre ha llegado. Los Uthuk Y’llan han regresado y es nuestra obligación frenarlos. Conseguir para los Barons el tiempo que necesitan. El día que todos temíamos ha llegado. Pero apartad a un lado vuestro miedo ahora, no hay lugar para él. Terrinoth es la tierra del acero. ¡Hay acero en vuestras manos y acero en vuestros corazones!. No nos detendremos ante los Uthuk. Los cortaremos profundo, y si nuestro destino es acabar cubiertos de sangre, ¡será tanto de la suya como de la nuestra!» – Sir Patric, Castellano del Castillo Nordgard.

Más allá del cambio de ambientación (que abre algunas interesantes oportunidades teniendo en cuenta que las miniaturas son compatibles con las de Descent: Viaje a las Tinieblas), esta segunda edición introduce una serie de importantes novedades en el juego incluyendo la actualización de las cartas de órdenes y la sustitución del antiguo sistema Command and Colors por uno nuevo en el que cada tipo de unidad posee sus propias habilidades y valores de movimiento, ataque y daño.

battlelore2ed2

Las figuras de esta segunda edición tienen una escala de 28 mm (frente a los 20 mm originales), lo que permite un nuevo nivel de detalle, pero también condiciona otros cambios como el número de figuras por unidad (tres en lugar de cuatro para la infantería y caballería) o sutiles modificaciones en el sistema de combate, que ahora penaliza a las unidades con más bajas.

El sistema de generación de escenarios también es completamente nuevo y en lugar de desplegar todas nuestras unidades de acuerdo a un esquema prefijado, ahora contamos con opciones para escoger nuestros propios objetivos y configurar los hexágonos, creando así el campo de batalla que definirá nuestras oportunidades para conseguir puntos de victoria. Además, este despliegue de unidades se hace de forma secreta y no se revela hasta que ambos ejércitos han sido colocados.

Finalmente, otro cambio interesante de esta segunda edición es que mientras que en la primera el camino más directo a la victoria era destruir un determinado número de unidades enemigas, en BattleLore Segunda Edición los jugadores consiguen puntos de victoria durante cada turno en que controlen estandartes en posiciones estratégicas, y también deben permanecer muy atentos a los objetivos de sus respectivas tarjetas de escenario.

battlelore2ed3

Suena bastante interesante, la verdad. Esperemos que en esta ocasión Edge Entertainment sí que se anime a traerlo a nuestro país solventados ya los problemas que impidieron la publicación de la primera edición (un coste de producción superior al previsto cuando FFG adquirió el juego a su editorial original, Days of Wonder allá por 2008).

Sitio oficial BattleLore Second Edition

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.