Eyes Only, juego de rol para espías a la venta

Portada de Eyes Only, de Pedro J. Ramos La editorial española NoSolorol sigue en su empeño de publicar rol de producción nacional, y hoy tiene lugar un nuevo lanzamiento: ‘Eyes Only‘. Se trata de un juego de espionaje creado por Pedro J. Ramos (NSd20, Torre de Rudesindus), en el que los jugadores interpretan a agentes de diversos organismos internacionales de espionaje, criminales, fanáticos… luchando a nivel global por poder, información y objetivos estratégicos.

El detalle que aporta el toque de originalidad al juego es su estructura, pues el enfoque está pensado para que sea muy televisivo. Tus campañas pueden organizarse como si se trataran de temporadas, con momentos de tensión (¡cliffhangers!) al final de un capítulo al más puro estilo Jack Bauer, y usando recursos como esos flashbacks o flashforwards que a J.J. Abrams tanto le gusta meter en Perdidos.

El propio Pedro ha anunciado la salida al mercado en su blog personal, ‘Veinticinco horas al día’, donde también adelanta el próximo proyecto que acompañará en breve al manual básico: ‘Lealtades Encontradas‘, un módulo de aventuras basado en una de las organizaciones descritas en el manual, Los Templarios. No obstante, en el blog de NoSoloRol se ofrecen ya varias aventuras gratuitas y características de nuevas organizaciones, y esperamos que sigan publicando más recursos gratuitos por esta vía.

Interior de Eyes Only

El manual básico tiene 192 páginas, con ilustraciones en blanco y negro a cargo de Jaime García Mendoza, sale por unos 25 euros.

Vía | Veinticinco horas al día
Sitio oficial | Eyes Only en NoSoloRol
Más Información | Contenido gratuito para Eyes Only en el blog de NoSoloRol

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en