‘CuBirds’, pajaritos por aquí, pajaritos por allá

Cada día, docenas de pájaros se posan en las vallas de nuestros campos. Cuando es hora de irse hay mucho jaleo, y los pájaros no son capaces de organizarse en bandadas para volver a casa. ¡Ayúdalos a encontrar el camino de vuelta a sus nidos!

Un tema, como otro cualquiera, para uno de los juegos de cartas más frescos de la última temporada. ‘CuBirds’, de Stefan Alexander, editado en nuestro país por Maldito Games, se posa de forma distraída en el mismo campo en el que títulos como ‘Toma 6!’, ‘Sushi Go!’ o ‘Coloretto’ amenizan esas tardes en las que no tenemos cuerpo o tiempo para propuestas de mayor peso.

Se trata así de uno de esos juegos de cartas con unas reglas sencillísimas pero mayor profundidad de la que una simple lectura del manual puede dejar vislumbrar. Esos que siempre son una apuesta segura cuando nos sentamos frente a la mesa con familiares o amigos menos jugones como acompañamiento a la conversación, pero que tampoco desentonan en un momento dado como calentamiento en un grupo de juego de culo duro.

Sí, sí, ¿pero cómo se juega?

Vale, eres de los que les gusta ir directo al grano, ¿verdad? No hay problema. A este juego también. El objetivo no es otro que conseguir bajar enfrente nuestra 7 especies diferentes de pájaros, o al menos 3 pájaros de 2 especies diferentes. El primero que lo consiga, gana la partida.

‘Cubirds’ consiste ni más ni menos que en una baraja de 110 cartas de pájaro formada por 8 especies, unas más comunes, otras más exóticas. Durante la preparación, se hacen 4 filas de 3 cartas bocarriba de forma que no se repita ninguna especie en una misma fila. A continuación, se reparte a cada jugador 8 cartas, y ya estamos listos para empezar.

En su turno, un jugador debe de forma obligatoria elegir una de las especies que tiene en su mano y bajar todas las cartas que tenga de dicha especie, colocándolas a izquierda o derecha de cualquiera de las 4 filas del centro de la mesa. Si en esa fila hay algún pájaro de esa misma especie, el jugador se lleva todas las cartas de pájaro que haya entre esta y las que haya colocado él. Es decir, en una fila con tres cartas: Loro, Pato, Flamenco. Si colocas un Loro junto al Flamenco, te llevarás el Pato y el Flamenco a tu mano. Las cartas que queden se agrupan, y si son todas de una misma especie, se añaden cartas a la fila hasta que haya dos especies distintas.

La otra opción es que coloques las cartas de la especie que hayas elegido en una fila donde no haya ningún pájaro de esa especie, o junto a una carta de esa misma especie de forma que no robes nada porque no haya ninguna otra carta entre medio. En ambos casos, ya que no vas a robar nada, opcionalmente, si quieres, puedes robar dos cartas al azar del mazo.

Vale, pero así solo mueves cartas de tu mano al centro de la mesa y viceversa, ¿verdad? Correcto. Aquí es donde viene la segunda parte del turno: Completar una bandada. Opcionalmente, si tienes en la mano un número suficiente de cartas de una misma especie, puedes formar una bandada, descartando esas cartas para quedarte una o dos frente a ti. ¿Ves esos dos números en la esquina superior derecha de cada carta? Ese es el número mínimo de cartas para completar una bandada pequeña o una banda grande. Con la primera te quedas con una carta, con la segunda, dos.

Cuando un jugador se queda sin cartas en su mano, ya sea justo después de formar una bandada, o al bajar cartas a una fila y no robar ninguna, termina la ronda. Todos los jugadores se descartan de sus manos (no importa lo cerca que estuviesen de completar una bandada grande) y se inicia una nueva ronda repartiendo de nuevo 8 cartas al azar a cada jugador.

Bueno, bonito y muy barato

En unos 20 o 30 minutos tendréis liquidada la partida, seguramente con ganas de jugar la revancha. ¿Qué más se le puede pedir a este juego de caja pequeña tan grande en diversión? ¿Quizás unas ilustraciones bonitas?

¡Pues las tiene! El apartado gráfico merece una mención especial, cortesía de Kristiaan Der Nederlanden, un ilustrador flamenco que se ha estrenado en esto de los juegos de mesa con un diseño low poly limpio y colorido que acompaña bastante bien en todo momento.

Poco más tengo que deciros pollitos. Probadlo, os gustará. O compradlo directamente… al precio que tiene, especialmente viendo el panorama, es una apuesta sin riesgo.

CuBirds (Maldito Games)

CuBirds (2018)

  • Autor: Stefan Alexander
  • Ilustración: Kristiaan Der Nederlanden
  • Editorial: Maldito Games
  • Edad: 8+
  • Duración: 20 minutos
  • Jugadores: 2-5
  • Precio: 15 euros de PVP, 13,50 euros en Zacatrus!

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.