CthulhuTech: Avance del Manual Básico

CthulhuTech, una ilustracion

Aunque OkGames es una editorial casi recién nacida, los traducciones que ha anunciado y lanzado están dando de que hablar. Gracias a su buena relación con Mongoose Publishing tendremos traducida la serie Dungeon Adventures, de la que hablaremos en otro momento. Pero el producto más llamativo viene originalmente de WildFire*, una compañía también modesta: CthulhuTech. La noticia es que ya podemos ver un avance del Manual Básico en castellano, que nos permitirá huir de primigenios en una ambientación futurista.

Porque amigos de los Mitos… ¿de verdad pensáis que Nyarlathotep y amigos dejaron de recorrer los oscuros callejones de los muelles a finales de los años 30? Ni por asomo. En el 2085, los mismos horrores cósmicos acechan tras ominosas esquinas, y los portales al mundo onírico siguen abiertos. Tan sólo varía el armamento que tratar de usar contra seres que derrochan una maldad de más allá de las estrellas. Hoy podemos echar un primer vistazo

El adelanto es muy breve, pero curioso. Se trata de dos de las profesiones ofrecidas: el Especialista en Ocultismo y el Soldado, dos enfoques radicalmente opuestos para enfrentarse a los terrores de los Mitos de Cthulhu. ¿Eres de los que investigan las extrañas circunstacias que rodean la desaparición de un amigo, o de los que cargan su fusil de asalto para ir a buscarlo?

CthulhuTech: Una escena de un combate que podria ir algo mejor

El Ocultista tiene un conocimiento destacado sobre los oscuros secretos arcanos, y dispone de algunos libros acerca de misterios que no deben conocerse. Al caminar en el filo hilo de la realidad, su cordura está constantemente expuesta, por lo que el NGT (Nuevo Gobierno de la Tierra) mantiene un registro de sus actividades. Los propios investigadores suelen echarse un ojo unos a otros, por si es necesario ingresarlos en instituciones mentales en un momento dado: hoy por tí, mañana por lo que quede de mi.

El soldado de a pié está expuesto a peligros bastante reales, además de los causados por primigenios o cultistas. Dentro de este grupo están aquellos que no manejan mechs de combate (sí, habrá mechs de combate), militares, soldados de asalto, policías, o responsables de vigilar a ocultistas registrados. Tienen experiencia en el manejo de armas cortas y pesadas, y de armaduras de combate.

Por desgracia, el juego ha tenido muchos retrasos por problemas con la editorial original. WildFire estuvo aliada con Mongoose Publishing para la distribución, pero para la reedición del juego el acuerdo se rompió y entró en escena Catalyst Game Labs. En OkGames han optado por tomar como base la segunda edición del juego, y de ahí la demora.

Habrá que echarle un ojo, pues la mezcla puede ser sangre fresca. Bueno, a menos que seas un purista… entonces haz como si no hubiera dicho nada.

Sitio oficial | OkGames
En ZonaFandom | OkGames publicará CthulhuTech

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en