Cómo reconocer a unos padres roleros

Camiseta rolera para bebés

Pues en este caso es muy sencillo, a la vista está. ¿No es una ricura? Sí, y una frikada, pero la camiseta es genial. Además, las características parecen bien ajustadas, porque ese 18 en carisma es innegable.

Desconozco el origen de la foto, o si la camiseta está a la venta. Vi esta foto hace siglos, la recibí por correo, sabía que la tenía por alguna parte, y finalmente he dado con ella en mi disco duro. Me encanta, tenía que compartirla con vosotros, sabía que le iba a gustar no sólo a los roleros.

Si alguien se anima a hacerse una versión en castellano y acoplársela a alguna criaturita, que nos envíe una foto, por favor.

Editado: KPY nos ha pasado el enlace a J!nx, la tienda donde venden esta y otras camisetas roleras. Además, la tienda tiene una galería de otros bebés con la camiseta puesta.

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en