Chapas para presumir en jornadas roleras

Chapas roleras

Los 80 están de vuelta, y de moda. Entre los objetos clásicos ochenteros que han vuelto se encuentran las chapas, y hoy os traemos una impresionante colección de chapas de temática rolera, perfectas para vacilar en jornadas y encuentros roleros, ganarte el cariño del master, o presumir de Mitólogo, como ya os hemos recomendado otras veces en ZonaFandom.

Hay más de 100 distintas, divididas en reglas y estilos de juego, asuntos del master, Cthulhu, dados, razas, clases y alineamientos, etc. «¿Por qué está sonriendo el master?», «Te encuentras con una chica… ¡tira iniciativa!», «Dejé a mi ♥ en el Manicomio Arkham», «Fui a Innsmouth y sólo conseguí esta asquerosa psicosis», «Chapa vorpal masacradragones», «La curiosidad mató al halfling», «La próxima vez que cites una regla te cito los dientes con mi puño», «100% Enano»… Seguro que encuentras una que encaje con tu estilo de juego.

Las chapitas son de Mad Badger, son de 1 pulgada, y salen a 2 dólares cada una en la web de Paizo Publishing.

Sitio oficial | MadBadger en Paizo

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en