Cabals, juego de cartas coleccionables online multiplataforma

Cabals Game

Hace unos días hablé en Xataka Android de ‘Cabals’, un *juego de cartas coleccionables online multiplataforma* que combina estrategia a la hora de seleccionar las cartas de tu baraja y también sobre el tablero, en el que luchan las unidades que invocas contras las de jugadores de todo el mundo.

El juego está disponible para *Android, iOS, Windows, Mac* e incluso hay una opción para jugar *en el navegador*. Se puede jugar de forma gratuita, aunque se ofrece la opción de pagar por obtener cartas adicionales. La ayuda no es gran cosa, pero he ido aprendiendo trucos para montar una buena baraja sin pagar.

Héroes, dominios y unidades

Cada jugador interpreta a *un héroe*, de entre los cuatro disponibles. Todos tienen una habilidad especial que se puede usar una vez por partida, y un conjunto de cartas. Por otro lado, los heroes se dividen en dos dominios: *Primal y Dominion*. Los héroes pueden usar cartas sólo de su dominio (las suyas y las del otro héroe de su mismo dominio).

La mayor parte de las cartas son *unidades, que se pueden mover por las casillas* del tablero. Hay una única puntuación que representa la fuerza y también la resistencia. El daño recibido es permanente y se muestra con un número negativo. Así, una unidad 3-2 hace tres de daño, pero sólo aguantará un punto más de daño antes de morir.

Cabals: Uno de los tableros de juego, y la carta Banshee (Primal)

Por supuesto, hay unidades con habilidades especiales que le dan vida a la estrategia. El coste para sacar una unidad al tablero es doble: una parte fija, y otra que se va reduciendo si tenemos en juego más unidades del mismo color.

Además de las unidades hay *cartas de acción*, que permiten trastocar la partida: dañar o potenciar múltiples unidades, devolverlas a la mano, conquistar casillas a distancia…

El tablero determina la estrategia

El objetivo del juego es conquistar la casilla que representa la fortaleza enemiga. *Hay varios tableros distintos*, que requieren planes de batalla distintos.

La casilla básica es la fortaleza. Si la pierdes, pierdes. En ella aparecen nuestras unidades nuevas. Además da dos *recursos* por turno, la moneda para pagar el coste de unidades y acciones.

También hay casillas que dan uno o dos recursos por turno si están bajo nuestro control, para lo cual hay que pasar por ellas con una unidad. Otras permiten lanzar unidades desde ellas.

Además, las casillas especiales dan *puntos de dominación*. Si un jugador llega a los 60 puntos de dominación también gana la partida, evitando que se eternice la cosa.

Cabals: Uno de los tableros de juego, la heroína Morgana Le Fay (Primal) y lista de oponentes

Empezar a jugar

Lo primero es *elegir dominio y héroe*. Primal se centra en potenciar unidades y a habilidades destinadas a destruir. Dominion fomenta las criaturas sacrificables. Están bastante equilibrados, es cuestión de gustos. Mira todas las cartas en el PDF que enlazo al pié y elige el bando que prefieras.

Tras el bando, elige héroe. Mira su habilidad especial. Piensa que las cartas de su color cuestan un punto menos lanzarlas. No es tan determinante como el dominio.

Y ahora *a practicar contra la inteligencia artificial*. El juego permite enfrentarte a la máquina y avanzar de nivel. En cada nivel te regalan una carta común, cada cinco niveles una infrecuente y cada diez una rara.

Practica y aprende qué hace cada carta. Descubre los efectos que tienen las cartas de los adversarios y cómo contrarrestarlos. Conoce los diferentes tableros y cuál es la mejor estrategia en cada uno. Por ejemplo, en Mountain Pass y Crossroads suele funcionar el lanzar unidades lo antes posible para dominar la casilla central. En Territory y Two Paths es fácil si juegas con Primal, y con la carta «Sidh» conquistas la casilla que permite lanzar unidades junto a la fortaleza enemiga.

Refuerza tu baraja

Pronto necesitarás *afinar tu baraja*. Para obtener nuevas cartas puedes usar los *puntos de influencia*, que pueden obtenerse tirando de tarjeta de crédito, pero hay trucos para obtener algunos sin pagar nada y montar una baraja bastante decente.

Lo primero, *no gastes dinero comprando nuevos héroes*. En un momento dado el juego te los regala todos, en algún punto entre el nivel cinco y el quince, no me di cuenta hasta entonces. Si vas a comprar cartas, asegúrate de comprar cartas de tu dominio, sea Primal o Dominion. Las puedes comprar sueltas, eligiendo la que quieras, o comprando un sobre en el que vienen varias comunes e infrecuentes y una rara.

Cabals: Tienda

Con los puntos iniciales, *mi consejo es que compres un sobre*, y luego *una carta rara* de tu dominio que veas que es efectiva (como la Banshee de Primal o el Zeppelin de Dominion). Primero compra el sobre, que sale más a cuenta y con un poco de suerte te toca la rara que vas buscando.

Puedes conseguir *puntos de influencia gratis*, instalando otros juegos o escribiendo encuestas. Mira la lista de opciones y filtra por aquellas que sean gratuitas. Hay un par de webs que rellenando una encuesta te dan un buen puñado de puntos, suficientes para comprar varios sobres y alguna carta rara. Eso sí, procura usar una dirección de correo que no te importe que se llene de spam.

Juega contra otros jugadores

Cuando veas que dominas el juego, *enfréntate a otros jugadores*. Puede ser un poco frustrante, porque por desgracia hay mucho listo suelto, que cuando estás a punto de vencerles cierran la sesión y apenas te dan puntos para el ranking.

Sin embargo, si quieres que el juego sea realmente un reto debes enfrentarte a un jugador y no a la máquina, que de vez en cuando mete unas pifias increíbles que te regalan la victoria.

Espero que esta guía sirva para que conozcáis Cabal, y para que aquellos que están empezando se aclaren. Si tenéis alguna duda sobre el desarrollo del juego, intentaré responderla.

Sitio oficial | Cabals, Lista completa de cartas (PDF)
En Xataka Android | Cabals, impresionante y adictivo juego de cartas coleccionables online

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en