‘Adrenalina’, first-person shooter en una caja

Adrenalina (Devir)

Bienvenido jugador. Si has pasado cientos de horas matándote a tiros con tus amigos en videojuegos en primera persona avanza hasta el punto “Headshot”. Si nunca te han llamado la atención pero disfrutas como el que más con los juegos de mayorías, ya estén protagonizados por monjes tibetanos limpiando sus templos o nobles luchando por expandir su influencia en la España medieval, avanza hasta el punto “Un eurogame con piel de videojuego”. Va en serio.

Headshot

Estupenda traslación al tablero de los first-person shooter que captura la esencia de títulos como Quake Arena o Unreal Tournament

En un mundo sumido en el caos, cinco combatientes se encuentran encerrados en unas instalaciones futuristas. Equipados con armas altamente sofisticadas, su única opción es matar o morir. Una y otra vez, hasta que este macabro juego llegue a su fin y el combatiente que más sangre haya derramado se corone como el ganador indiscutible.

21 armas, 4 power-up, 3 tipos de munición e incluso acciones especiales desencadenadas por la inyección de adrenalina que supone estar al borde de la muerte, convierten a Adrenalina en una estupenda traslación al tablero de los first-person shooter que captura la esencia de títulos como Quake Arena o Unreal Tournament solo que dándole un giro de tuerca que os obligará a ejercitar el músculo que tenéis sobre los hombros antes de pulsar el gatillo.

Avanza hasta ‘Mecánica’.

Adrenalina (Devir)

Un eurogame con piel de videojuego

Esto no es un ameritrash con una orgía de dados, es un eurogame tremendamente táctico

Olvida todo lo que hayas escuchado sobre Adrenalina. Esto no es un ameritrash con una orgía de dados, es un eurogame tremendamente táctico en el que resulta que las áreas que tienes que controlar no paran de moverse por el tablero. Sí, son los cuerpos de los otros jugadores, pero las heridas que les causes bien podrían ser influencia o cualquier otra cosa que el tema elegido hubiese encontrado la forma de justificar.

Adrenalina es un juego con un tema fuera de lo común (bastante bien hilado he de añadir), pero no te engañes, esto no va necesariamente de matar, sino de herir más que los demás (colocar más influencia donde es necesario), siendo, siempre que podamos, el primero y el último en hacerlo para maximizar los puntos que obtendremos por ello. Un eurogame como la copa de un pino, tenlo muy presente a partir de aquí.

Mecánica

En Adrenalina cada jugador controla a un combatiente en un tablero divido en una serie de estancias conectadas por puertas por las que podrán moverse, hacerse con armas con habilidades de lo más diverso, recoger munición y cartas especiales, y bueno, sí, disparar a todo bicho viviente que se cruce delante suya. Esto se realiza a través de tres acciones disponibles, de las que podemos realizar dos cualesquiera, incluso repitiendo una si queremos:

  • Corretear. Movernos de uno a tres espacios, siempre hasta una casilla adyacente, nunca en diagonal.
  • Quedarse algo. Por este orden, movernos un espacio de forma opcional, y a continuación, coger una ficha con munición (y a veces, power-us) o conseguir un nuevo arma.
  • Disparar a lo que sea. Utilizando un arma que tengamos cargada (es decir, en nuestra mano, de entre como máximo tres posibles en todo momento).

El turno termina recargando si queremos y podemos cualquier arma que hayamos utilizado previamente.

Adrenalina (Devir)

Cuando herimos a un rival colocamos fichas de daño de nuestro color en su tablero personal, y cuando nosotros o cualquier otro jugador le cause la herida número 11, este muere… hasta que vuelva a tocarle el turno, momento en el que volverá a aparecer fresco como una rosa en un punto de aparición del tablero, preparado para cobrarse su venganza.

Al morir, los jugadores que le hirieron reciben puntos en función de quién le hizo más daño y quién fue el primero en herirlo (8 puntos para el que le hizo más, 6 para el segundo, 4 tercero… y un punto extra para el que causó la primera herida). Además, el jugador que le diese el tiro de gracia pondrá una de sus fichas en un marcador del tablero general, que por un lado controla la duración de la partida (el número de muertes hasta que esta termine) y también, dará puntos adicionales al final a quien haya dado más tiros mortales.

En caso de empate, siempre se comprueba quién fué el primero en herir, en matar…

Hay algunas cuantas reglas más, como que los jugadores que mueren cada vez van otorgando menos puntos (para evitar que compense ensañarse con nadie), las decenas de efectos principales y secundarios de las armas a nuestra disposición (con iconos bastante autodescriptivos, pero aún así resumidas en un libreto independiente para facilitar su consulta durante la partida), que para adquirirlas y recargarlas necesitemos cierta combinación de cubos de munición, o los power-ups (que podemos jugar sin consumir ninguna acción para, por ejemplo, teleportarnos a otro punto del tablero o marcar a un enemigo para hacerle más daño la próxima vez que le hiramos).

Adrenalina (Devir)

El reglamento es bastante claro y directo, así que me detendré aquí, añadiendo tan solo que el juego ofrece dos modalidades alternativas, el Modo Dominación y el Modo Torreta, que nos proponen una experiencia ligeramente diferente controlando los puntos de aparición siendo los únicos en su habitación en el caso del primero; o en el segundo, las casillas de munición instalando torretas que no solo dañan a los otros jugadores sino que también darán 8, 6, 4, 2 o 1 puntos al final de la partida al primero, segundo, tercer… jugador con más torretas. Son variantes que añaden una capa adicional de complejidad al juego y que por lo tanto, unicamente son recomendables después de unas cuantas partidas a la versión estándar.

Opinión personal

Adrenalina tiene muchos puntos a favor y muy pocos en contra. La temática no es algo que se vea todos los días, y Filip Neduk ha hecho un gran trabajo integrándola con unas mecánicas que fomentan una interacción constante y que no dejan espacio al entre turno una vez te familiarizas con la iconografía de las armas. Todo está hilado de un modo sorprendentemente natural salvo quizás el sistema de puntuación, que aunque mecánicamente funciona como al seda, por definición, fomenta repartir el daño lo máximo posible en lugar de concentrarlo en un único objetivo; precisamente lo que se espera de un juego de mayorías, pero literalmente lo opuesto a un juego de disparos en primera persona.

En lo que a rejugabilidad se refiere, una de cal y una de arena: la variedad de armas es más que aceptable y los diferentes modos de juego prolongarán considerablemente el número de partidas sin que nos cansemos en una buena temporada. Sin embargo, sí que se podría haber hecho algo más en lo que al mapeado se refiere, compuesto por dos tableros de doble cara que se combinan entre si para dar lugar a cuatro variantes que en mi opinión no se sienten demasiado diferentes en realidad.

Adrenalina (Devir)

Su mayor pecado en sin embargo atreverse a combinar dos mundos que tenemos asumidos como tan lejanos. Una mecánica indiscutiblemente eurogame con un tema tan visceral como el que nos ocupa; una combinación fuera de lo común y que sin embargo funciona mejor de lo que habría imaginado. En definitiva, Adrenalina no es un juego para sacar a mesa todos los días teniendo en cuenta que no todo el mundo acepta la confrontación directa del mismo modo, pero lo fácil que se enseña y lo rápido que se juega contribuirán sin duda a seguir disfrutándolo una y otra vez con la gente adecuada.

 

Dentro de la caja

 

Reglas caseras para 2 jugadores

Mencionar antes de terminar que este es un juego que decididamente pide a gritos sacarse a mesa con el mayor número de jugadores posibles, pero aquellas parejas que quieran vaciar sus cargadores el uno contra el otro podrán hacerlo de una forma bastante solvente recurriendo a alguna de las variantes caseras ideadas por sus fans y que, en mi opinión, cubren el expediente de forma notable.

¿Mi preferida? La variante Reiner Knizia, llamada así en referencia al conocido diseñador alemán autor de juegos como Tigris & Éufrates (editado en español también por Devir) o Samurai (disponible en su edición más reciente de la mano de Edge Entertainment). La idea es sencilla: cada jugador controla dos personajes, pero al final de la partida, tan solo se tendrá en cuenta el que haya conseguido la puntuación más baja. Esto hace que debas esforzarte para que ambos obtengan una buena puntuación, al tiempo que abre opciones estratégicas como por ejemplo disparar a uno de tus propios personajes para negarle a nuestro rival el punto por primera sangre.

De todas formas todo esto cambiará en el tercer trimestre de 2018, fecha para la que Czech Games Edition (CGE para los amigos), la editorial original del juego, ha anunciado Adrenaline Team Play DLC, la primera expansión del juego, y que además de introducir reglas oficiales para dos jugadores, también nos presentará un sexto jugador, un nuevo modo por equipos, armas y gadgets específicos para cada personaje e incluso una nueva mecánica de daño. Le seguiremos la pista de cerca.

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.