15 formas de tocar la moral en una partida de rol

Los Caballeros de la Mesa del Comedor

Muchos sabréis que ‘Los caballeros de la mesa de comedor‘ es un comic que narra las desventuras de un grupo de roleros arquetípicos y sus personajes, igualmente arquetípicos. Devir es la editorial que lo está publicando en castellano. Pues uno de sus protagonistas, Bob Herzog, «dungeon crawler» de la vieja escuela, nos daba algunos consejos sobre cómo tocarle la moral a jugadores y director de juego durante una partida…

* Agita tus dados durante treinta segundos antes de cada tirada de impactar para «conseguir suerte»
* Llévate el móvil a la partida y llama a tus amigos para pedir consejo cada vez que tu personaje se enfrente a un peligro
* Lleva las chapas, camisetas y gorras de todas las jornadas a las que hayas ido
* Haz efectos de sonido para todos los monstruos y encuentros que el Master saque
* Insiste cabezonamente en comprar los dados de los demás jugadores cuando saquen buenas tiradas
* Di «¡Qué mala suerrrrrte!» usando la voz de José Vélez siempre que muera el personaje de alguien
* Da a tus personajes nombres impronunciables e insiste en que los llamen por su nombre
* Haz señas sin sentido al dejota para que el resto de jugadores crean que preparas algo
* Escribe notitas todo el rato que digan «Hola, ¡qué pacha!» y pásaselas al dejota durante la partida
* Mira las hojas de los demás pejotas y luego toma notas frenéticamente
* Pregunta a los demás jugadores: «Bueno, y cuando tu personaje se va a sobar… ¿dónde guarda sus cosas?»
* Cuando estéis en medio de un encuentro emocionante, mira al dejota y pregúntale: «No pones el alma en esto ¿verdad?»
* Da la vara una y otra vez sobre antiguos módulos mientras el dejota habla. Luego pídele a todo el mundo que te cuente lo que ha pasado
* Bosteza, estírate y deambula por la mesa mientras no te toque tirar para atacar
* Exige que el grupo se pase horas planeando hasta la más sencilla de las acciones

Seguro que os ocurren otras. Como elegir un juego al azar al inicio de la partida, a ser posible con una ambientación totalmente opuesta (‘Cthulhu’ en una partida de ‘Mago’), y a cada rato decir «pues en Cthulhu no se hace así», o «anda, mira, igual que Cthulhu». Otra podría ser interrumpir al master constantemente diciendo «¿puedo hacer una tirada de percepción por si encuentro un objeto mágico?» aunque estés en mitad del Gran Desierto de Anauroch. ¿Alguna más para añadir?

Vía | El jaiku de Funy Skywalker
Sitio oficial | Devir

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en