Zombi: Guía de Supervivencia

Zombi: Guia de Supervivencia

«Zombi: Guía de Supervivencia» es la primera novela de Max Brooks e, incomprensiblemente, aún no había llegado a nuestro país. Y todo a pesar de que su continuación, «Guerra Mundial Z«, sí andaba ya por aquí, y ya comentamos que iba a ser llevada al cine. En ella podemos encontrar valiosísimos consejos que nos permitirán, pues eso, salvar el pellejo durante un apocalipsis zombie.

El libro contiene planes detallados en función de la gravedad de la situación, desde pequeños trucos para identificar si alguien es o no un zombi, hasta cómo destruirlos en masa. Los capítulos tienen títulos tan sugerentes como «Los no-muertos: realidades y mitos», «Armas y Técnicas de Combate» o «Viviendo en un mundo no-muerto».

Se incluyen también recomendaciones para convertir tu casa en un bunker, los mejores vehículos para huir a través de zonas infestadas por zombies, e incluso un capítulo se dedica a técnicas específicas para combatir ghouls, que nunca está de más. El libro cierra con un interesante anexo en el que se documentan todos los encuentros zombis de la historia, incluyendo el primero del que se tiene total certeza, el evento en Hieracónpolis, Egipto, en el 3000 a.C.

Max Brooks lleva el humor en la sangre, como no podía ser de otra forma si tu padre se llama Mel y ha dirigido obras como «El Jovencito Frankenstein«, «Spaceballs» o «Sillas de montar calientes«.

El libro lo edita Berenice por fin, y por ahora cuesta 16 euros. Como bien dicen en mi librería habitual, cuando tu vecino zombificado esté aullando y golpeando tu puerta valdrá algo más…

Vía | En Portada Comics

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en