Un monumento para Gary Gygax

Gary Gygax Eso es lo que pretende Gail Gygax, su viuda: que Gary tenga una estatua en su honor frente a la biblioteca de Lake Geneva, ciudad donde nació, jugó y murió. El emplazamiento es muy significativo, porque amaba esa biblioteca, pasaba horas escribiendo y leyendo allí, e hizo una inmensa aportación no sólo al mundo lúdico, sino también a la literatura. Gail está organizando un proyecto, buscando fondos y apoyo, entre amigos, aficionados e instituciones locales.

Y aquí está la nota negativa, para mi gusto. Gail pretende reunir fondos en la Gen Con de 2010, subastando algunos objetos personales e incluso manuscritos originales si es necesario. Si bien son suyos y puede hacer lo que quiera, creo que ese material es historia del rol, y deben estar en un museo o una biblioteca, donde puedan ser conservados y estudiados. ¿Exagerado? Si por ser precursora de los videojuegos modernos una máquina de Galaxy Game tiene sitio en un museo, también lo tienen los primeros escritos de Gygax.

Además, ¿de verdad haría falta recurrir a eso? ¿Seguro que las empresas locales no pagarán gustosos el coste, sabiendo que sería punto de visita friki obligado? ¿Acaso no hay editoriales roleras que participarían encantadas? A ver en qué queda todo esto. En cualquier caso, Gary y su legado se merecen esa estatua.

Vía | Grognardia, vía rolero.net

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en