‘Los Senderos Ocultos de los Dioses’, oportunidad perdida

Senderos_portada_escalada

Resulta muy difícil escribir la reseña de un libro tan escueto como el que nos ocupa, ya que el desarrollo de la trama es tan corto que cualquier comentario podría considerarse un destripe en toda regla de su argumento, máxime cuando una parte de su atractivo reside en las pistas que el autor va dejando a lo largo del mismo con la intención de que sea el lector el que comprenda lo que sucede antes de su finalización. Y éste, aunque esté adelantando la conclusión del análisis, es el mayor problema que presenta ‘Los Senderos Ocultos de los Dioses’: parte de un planteamiento muy interesante que luego desaprovecha totalmente en un último tercio de novela que, aunque resuelve todas la cuestiones abiertas, no desarrolla ni argumento ni personajes más allá de unos leves esbozos.

En un futuro no muy lejano, un poderoso consorcio aeroespacial europeo está a punto de conseguir la creación de agujeros de gusano artificiales lo suficientemente estables para permitir el viaje a través de los mismos de naves tripuladas. Uno de los primeros objetivos será Medea, planeta de características muy similares a la Tierra, pero las sondas enviadas descubrirán algo desconcertante que acelerará el envío de una nave tripulada para investigar lo que se presenta como un misterio irresoluble.

Escrito en principio como relato breve y publicado por primera vez con el título ‘Senderos del abismo’, nos llega esta reescritura del mismo realizada por el propio autor. Partiendo de su intrigante punto de partida, la historia va presentándonos a cada uno de los tripulantes de la Argo narrándonos el proceso de reclutamiento de algunos de ellos y las reuniones previas de la misión, a la vez que se nos muestran pequeños fragmentos de la sociedad futura en que se desarrolla la narración. En todo momento se busca que todos los elementos de la historia tengan una base científica plausible, como lo demuestra el hecho de que el autor de haya molestado en incluir unas interesantes notas finales en las que se describen las teorías o personajes que dan pie a algunas de las situaciones del libro. Y por si fuera poco, está escrito con un estilo ágil que permite una lectura amena. ¿Por qué entonces esa nota relativamente baja?

Como ya comenté en el primer párrafo, fundamentalmente a su nulo desarrollo: quizás debido a su origen como relato corto, una vez pasamos el nudo del argumento la novela se precipita a toda velocidad hacia su desenlace sin tensión dramática alguna. Nunca existe un peligro claro para los protagonistas ni incertidumbre sobre el desenlace de su misión. Quizás, se podría pensar, estamos ante un caso similar al del clásico ‘Cita con Rama’, y es el viaje el principal argumento, pero no es así. Aunque se trata de dotar a Medea de una realidad física mediante la descripción de sus continentes o algunos de sus habitantes, nunca alcanza el interés suficiente para llevar por sí solo el peso del relato.

Tomado como cuento largo, ‘Los senderos ocultos de los dioses’ es perfectamente disfrutable, y más considerando el ridículo precio por el que se vende su edición digital (la única existente), pero pienso que es una pena que el autor no haya sacado jugo a las ideas que presentaba. Habrá que ver si en su siguiente libro consigue una estructura más propia de novela que de historia corta.

Los Senderos Ocultos de los Dioses

  • Autores: Hilario Gómez Saafigueroa
  • Editorial: Autoedición
  • Encuadernación: Digital
  • Páginas: 185
  • Precio: 0,89 euros

Etiquetas

Juan Pablo Escribano Santana @

Acumulador compulsivo de BDs, libros y juegos de pc, sólo el hecho de haberse pasado prácticamente al digital en estos dos últimos impide que tenga que dormir en el suelo para dejar sitio a las montañas de libros por leer o juegos por jugar. Y encima me han liado para escribir aquí alguna tontería que se me ocurra… pierdo toda esperanza de conseguir disminuir la pila en los próximos años. Las pelis, por lo menos, se ven más rápido.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.