‘Las Crónicas de la Contratierra’, reeditadas por La Factoría de Ideas

El Guerrero de Gor, de John Norman La Factoría de Ideas, que en tiempos mejores ofrecía algunos de los manuales roleros más apreciados, ha decidido reeditar ‘Las Crónicas de la Contratierra’ de John Norman, comenzando con el título que abre la saga: ‘El Guerrero de Gor’.

Para el que no haya leído nada de esta saga, es fácil de resumir: sexo con esclavas. O al menos esa es la única impresión que me dejó ‘El Guerrero de Gor’ cuando lo leí.

Todos los tópicos de la peor parte del género de la fantasía épica aparecen en esta novela, de pobre calidad literaria, aburrida y cuyo único gancho es la promesa de tórridas escenas entre el protagonista y las bellas jóvenes nobles que, con toda probabilidad, pronto perderán su estatus para pasar a la casta de esclavas sexuales.

A ver, la novela no es sólo eso, y la premisa es hasta interesante, pero el autor no consigue sacarle partido. John Talbot es transportado al planeta Gor, situado al otro lado del Sol, y de tamaño similar a la Tierra. Este mundo se organiza en ciudades-estado, gobernadas por los Reyes-Sacerdote, seres de una raza casi inmortal y que dominan a los humanos con sus poderes mágicos.

Los enemigos de los Reyes-Sacerdotes, los Kurii, viven recluidos en naves alrededor del planeta, esperando una oportunidad para acabar con ellos. Ambas razas viajan a la Tierra y abducen a personas, para esclavizarlas y utilizarlas en sus planes. Mientras, la vida en Gor es relativamente simple: si eres varón eres amo, si eres mujer eres esclava sexual. Después hay niveles y tal, pero no esperes muchos privilegios siendo mujer, por noble que seas.

Quizás el mayor éxito de este autor haya venido porque la saga es considerada de culto por la comunidad BDSM, para los que el gran surtido de escenas de “sexo esclavil” es un buen reclamo. Por lo demás, el primer título no tiene el mayor interés, lo que me hizo olvidarme de que le siguen otras 25 novelas.

Mi consejo es que, habiendo sagas y sagas, os dediquéis a otras más interesantes. Pero supongo que alguien habrá entre los zonafandomeros que la recomiende…

Sitio oficial | La Factoría de Ideas

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en