Especial Terry Pratchett: El Éxodo de los Gnomos

Especial Terry Pratchett: El Éxodo de los Gnomos

Una vez acabadas las diferentes sagas del Mundodisco, me gustaría detenerme en otras de las joyas de su autor. ‘El Éxodo de los Gnomos‘ puede leerse de muchas formas, y ese es el gran mérito de Terry Pratchett. Puede ser un inocente cuento infantil. Puede ser una novela de aventuras, con toques cómicos.

Pero sobre todo puede ser una novela para reflexionar sobre la naturaleza humana: el autoconfinamiento por el miedo a lo desconocido, los conflictos sociales debido a la testarudez e incomprensión de otras culturas, el desarrollo de tolerancia al daño si este se produce en pequeñas dosis que van aumentando, la aceptación de la limitación de libertades a cambio de una falsa comodidad, la invención de creencias adaptadas a las necesidades como justificación de la existencia, la añoranza por los tiempos pasados que frena la búsqueda de un nuevo futuro…

¿Puede ser una novela amena y cómica mientras trata estos temas tan trascendentales? Pues desde la primera página, Pratchett demuestra que él sí que puede hacerlo. Os pongo en situación:

Masklin es el último gnomo joven de su tribu, junto con Grimma, que como es una chica se ha de quedar cuidando a los ancianos mientras él caza. Los ancianos no les agradecen su esfuerzo y siempre se están quejando por todo. Con mucho esfuerzo, logran convencerlos para buscar un sitio más seguro, y llegan hasta unos grandes almacenes. Allí se encuentran con una gran sociedad de gnomos, que desde incontables generaciones han vivido dentro y jamás han visto el exterior. La saga comienza con un extracto de su libro sagrado.

I. En el principio era el Emplazamiento.
II. Y Arnold Bros (fund. en 1905) inspeccionó el solar del emplazamiento, y Vio que tenía Posibilidades.
III. Porque estaba en La Calle Mayor.
IV. Sí, y también estaba Bien Comunicado por diversas Líneas de Autobús.
V. Y Arnold Bros (fund. en 1905) dijo: «Que se haga aquí una Tienda; y que sea una tienda como no ha visto el mundo hasta hoy»
VI. «Que su Fachada se extienda desde la calle Palmer hasta el Mercado del Pescado, y sus escaparates desde la Calle Mayor hasta el Paseo Disraeli»
VII. «Que su Altura alcance hasta Cinco Plantas más Sótano, y que esté llena de Ascensores; Que ardan los Fuegos Eternos en la Sala de Calderas del Subsótano y que, en todas las demás plantas, haya Cuentas de Clientes para hacer Pedidos de Cualquier Artículo»
VIII. «Pues esto es lo que todos deberán saber de Arnold Bros (fund. en 1905): Todo bajo un solo Techo. Y que la Tienda se llame : Grandes Almacenes de Arnold Bros (fund. en 1905)»
IX. Y Así se Hizo.
X. Y Arnold Bros (fund. en 1905) dividió la tierra en Departamentos de Ferretería, Corsetería, Modas y otros, según el género, y creó Humanos que la llenaran de Todos los Artículos y dijo: «Sí, Todos los Artículos están Aquí.» y Arnold Bros (fund. en 1905) dijo: «Que haya camiones, y que sus colores sean el Rojo y el Dorado, y que circulen para que Todos sepan que Arnold Bros (fund. en 1905) lleva Todas las Compras A Domicilio».
XI. «Que haya Campaña de Navidad y Saldos de Invierno y Rebajas de Verano y Semana de Vuelta al Cole y todos los Artículos de Temporada»
XII. y a los Grandes Almacenes llegaron los Gnomos, que los convertirían en Su Mundo, para Siempre Jamás.

De El Libro de los Gnomos, Sótanos, vv I-XII

Son tan pequeños los gnomos, que viven la existencia a otro ritmo diferente al de los humanos. Viven tan rápido, que los movimientos de los humanos les parecen lentísimos, y cuando hablan sólo emiten gruñidos graves. Y desde el punto de vista de los humanos, los gnomos son como mucho un borrón que apenas da tiempo a ver. Por eso los humanos no saben que los gnomos existen, y los gnomos piensan que los humanos no son seres inteligentes.

En ‘Camioneros‘, Masklin se ve en la necesidad de convencer a los acomodados gnomos de los almacenes de que deben dejarlo todo atrás y huir, porque la Tienda va a ser demolida. Pensad en lo que debe suponer convencer a alguien de que abandone no su casa, sino su mundo, la única realidad que conocen. Además, los gnomos de la tienda no se llevan bien… los monjes de la Sección de Papelería no ven con buenos ojos que las mujeres aprendan a leer, los Corsetarios (de la sección de Corsetería) hacen estragos en las caravanas que van y vienen a la Sección de Alimentación… El nombre de la novela proviene del método que Masklin propone para huir: robar uno de los camiones de reparto.

A partir de aquí trataré de no revelar temas de la trama que puedan estropear la lectura. Tras los hechos de la primera novela, en ‘Cavadores‘ los gnomos de la tienda deben enfrentarse a la realidad más allá de la Tienda. Sus credos, sus leyendas, no encajan con el mundo exterior. Para colmo, la realidad llega para darles un «zas, en toda la cara» para demostrarles que este mundo no está hecho a su medida. Su tranquilidad dura poco, y pronto se verán obligados a huir de nuevo.

La tercera entrega, ‘La Nave‘, debería haberse titulado ‘Pilotos‘. Masklin se da cuenta de que los gnomos no pueden pasarse la vida huyendo, y que ya toca enfrentarse cara a cara con la realidad. Y la realidad es que el mundo está hecho a la medida de los humanos, que puede que no sean tan estúpidos como parecen. Cuando los gnomos son conscientes de que deben romper con sus costumbres, sus conceptos y sus limitaciones, una nueva y enorme verdad se abre ante ellos.

Resumiendo, una trilogía extremadamente recomendable, que te hace pensar y reír a partes iguales, a veces a ratos, a veces a la vez. Y un punto de primer contacto con Pratchett perfecto, sobre todo para los que les abruma la idea de empezar con la miriada de novelas del Mundodisco.

* Lo mejor: Es una saga preciosa, con todo los que se espera de Pratchett. Se puede encontrar una edición en un sólo tomo por unos 15€.
* Lo peor: Si no te controlas, y es difícil hacerlo, puedes llegar a leer la trilogía de una sola tacada.

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en