‘Embassytown: La Ciudad Embajada’, apocalipsis lingüístico

embassytown_1

Una ciudad de frontera, rodeada por una civilización extraterrestre apenas comprendida, que tolera a los colonos humanos sin siquiera considerarlos seres pensantes, en un mundo que pasa meses y años sin contacto con el espacio civilizado, y al que sólo puede llegarse a través de un peligroso viaje por el immer, una suerte de hiperespacio. Este es el escenario que China Miéville prepara para desarrollar su última novela, la primera que se puede considerar totalmente asentada en el terreno de la ciencia ficción.

A través de los ojos de Avice Benner Cho, nativa de Ciudad Embajada, pero a la vez uno de los pocos privilegiados que ha viajado a través del universo, se nos introduce en este nuevo mundo mediante capítulos alternos situados en la “actualidad” y “anteriormente”, consiguiendo una sensación de extraño distanciamiento con la realidad descrita, mediante la introducción de términos cuyo significado debemos deducir del contexto a lo largo de la narración, o simplemente dando por conocidas las costumbres de los habitantes del lugar. Poco a poco vamos comprendiendo el papel de la colonia, su organización social y las dificultades de las dos especies, humanos y ariekei, para comunicarse.

En el punto en que las narraciones de pasado y presente se encuentran, se plantea el núcleo de la historia: las consecuencias inesperadas del contacto entre las dos culturas. De forma muy original, no son los aspectos tecnológicos los que provocan la destrucción de la cultura menos avanzada, ni las ya clásicas enfermedades traspasadas por o a los alienígenas, sino que son la propia interacción con una forma de consciencia diferente a la suya y los intentos de comunicación con la misma, los que provocan el hundimiento de la forma de vida de uno de los grupos implicados.

embassytown_2

Miéville inventa un civilización extraterrestre que nunca describe de forma completa mas que en su extraña forma de comunicarse, ya que según confiesa para él el auténtico interés de la historia se centra en la descripción de diversos conceptos lingüísticos, como símiles o metáforas, y en la forma en que el lenguaje se relaciona con el pensamiento. Desde ese punto de vista, se entiende el tono general del libro, que se aleja de la ciencia ficción más dura, centrándose más en las ideas que en la descripción detallada de lugares, tecnologías u otros elementos clásicos del género. Aparecen sin embargo breves pinceladas que nos muestran una estructura subyacente bien construida, que quien sabe si podrá ser explorada más a fondo en futuras novelas ambientadas en este universo, como ya sucedió con sus libros situados en Bas-Lag (‘La estación de la Calle Perdido’, ‘La Cicatriz’ y ‘El Trono de Hierro’).

Pese al tono general algo frío, quizás por la poca personalidad de la narradora, y sobre todo comparado con sus barrocas primeras obras, la novela plantea temas interesantes y seguramente merece un sitio en la estantería de todo aficionado al género que afronte la lectura con la mente abierta.

Embassytown: La Ciudad Embajada

8ALIENÍGENA
  • Autor: China Miéville
  • Editorial: Fantascy
  • Encuadernación: Rústica/Digital
  • Páginas: 448
  • Precio: 18,90/8,99 euros

Etiquetas

Juan Pablo Escribano Santana @

Acumulador compulsivo de BDs, libros y juegos de pc, sólo el hecho de haberse pasado prácticamente al digital en estos dos últimos impide que tenga que dormir en el suelo para dejar sitio a las montañas de libros por leer o juegos por jugar. Y encima me han liado para escribir aquí alguna tontería que se me ocurra… pierdo toda esperanza de conseguir disminuir la pila en los próximos años. Las pelis, por lo menos, se ven más rápido.

Compartir este Artículo en

1 Comentario

Deja un Comentario