‘El temor de un hombre sabio’, Kvothe prosigue su relato lleno de triunfo y tragedia

El Temor de un hombre sabio

Conocí la saga de la Crónica de un Asesino de Reyes a través de twitter, aunque no recuerdo muy bien. Poco después en la Biblioteca de Trantor le dedicarían un programa a la primera entrega, ‘El Nombre del Viento‘, y después de que nuestro compañero Miguel le dedicara una entusiasta crítica me hice con un ejemplar, y lo devoré. Una lectura de fantasía que era, simplemente, fascinante, arrebatadora… una maravilla.

Aunque salió a finales del año pasado, hasta el pasado mes de mayo no pude empezar a leer ‘El temor de un hombre sabio‘ (‘The Wise Man’s Fear’), la segunda entrega de la saga escrita por Patrick Rothfuss, cuyo nombre empieza a destacar en el panorama de la literatura del género y la verdad es que no me extraña, ya que su estilo claro y fluido, pero no por ello menos complejo, supone un soplo de aire fresco dentro de un género en el que si no se cuida el cómo se cuentan las cosas puede resultar muy pesado e incluso rancio.

‘El temor de un hombre sabio’, al igual que su predecesora, comprende un día de narración de las aventuras de Kvothe, un retirado personaje legendario al que un ávido escribano, Cronista, descubre regentando una posada en un pueblo alejado de la mano de Tehlu. Así pues en este segundo libro nos encontramos con el segundo día de narración de la historia de Kvothe. En ‘El Nombre del Viento’ vimos la trágica infancia de Kvothe, su primer contacto con los Chandrian, sus duros meses en Tarbean y su llegada a la Universidad, con todo lo que ello supone y las aventuras y desventuras que ocurrieron.

En ‘El temor de un hombre sabio’ retomamos donde lo dejamos: Kvothe sigue viéndoselas caninas para poder pagar la matrícula de la Universidad, aparte sigue con su gran enemistad con Ambrose, lo cual tendrá un capítulo bastante truculento y que llevará a situaciones muy peligrosas. Por otro lado Kvothe seguirá con sus investigaciones en torno a los Chandrian pero con una nueva estrategia para no llamar la atención. Empezará a investigar en torno a los Amyr, un cuerpo autoritario que actuaba bajo el control del Imperio Atur y la Iglesia; investigación iniciada al comprobar Kvothe su relación con los Chandrian y el hecho de que hay muchas cosas muy poco claras en torno a ellos.

Además seremos testigos de cómo Kvothe tiene la oportunidad de abandonar la Universidad (alentado por los profesores ante la mala fama que trae enfrentarse a la Ley del Hierro) y es recomendado por el Conde Threpe para servir al Maer Alveron, el hombre más poderoso de toda la civilización. Sin entrar en muchos detalles, digamos que este viaje a la corte de Severen, le hará madurar en todos los sentidos y, además, enfrentarse a bandidos, encontrarse con Felurian, vivir en Fata durante un tiempo y en Ademre durante otro.

Todo esto sin dejar de perseguir el nombre del viento y conservando ese toque cotidiano con el que impregna Patrick Rothfuss sus historias. Esas borracheras con Sim y Wil, esos encuentros esporádicos con Denna, el día a día en la Universidad con Fela, Mola, Manet, Auri, Elodin, Hemme, Kilvin y demás miembros de la institución, ya sean maestros o alumnos.

Kvothe, el Arcano… y el estúpido

‘El temor de un hombre sabio’ no decepciona, en absoluto. Patrick Rothfuss sigue narrando con maestría, sencillez y estilo esta historia en un libro cuyos mayores inconvenientes vienen, precisamente, por la manera de contarla. Recordemos que estaríamos hablando de una crónica oral, cuya ventaja al plasmarlo en papel es la agilidad lectora y uno de sus inconvenientes es la redundancia que a veces nos encontramos. Esto se plasma en lo que no termina de convencerme… esas frases que nos ponen continuamente en el contexto de quien es Kvothe y sus circunstancias. Ya me pasaba en ‘El Nombre del Viento’, pero en este libro he digerido peor los constantes recordatorios al respecto.

Por otro lado, a pesar de que el libro me ha encantado, no puedo dejar de tener la sensación de que el Kvothe que leemos en esta entrega es más rematadamente estúpido que el de ‘El nombre del Viento’. Es decir, siempre ha sido un listillo, algo embaucador, que le echa morro a las cosas… y son cualidades que forman parte de su encanto. Sin embargo en ‘El temor de un hombre sabio’ deja de ser un “hacha” para pasar a no pillarlas al vuelo.

Sí, es bueno que el personaje se enfrente a situaciones más complejas, ya que así puede evolucionar, sin embargo hay que saber hacerlo… y Patrick Rothfuss no termina de saber. De hecho llega a haber momentos en que algunos de los fracasos de Kvothe son incoherentes con las aptitudes del personaje, más que nada porque se sorprende de cosas que él mismo ya debería conocer.

Otra cosa que he echado de menos es algo más contundencia con lo que parece la trama principal de ‘Crónica de un Asesino de Series’. No sé, supongo que esperaba que el final del libro nos llevara hacia Kvothe encaminándose hacia una batalla contra los Chandrian o descubriendo la verdad sobre los Amyr. Un cliffhanger o, al menos, un aperitivo de lo que nos podemos encontrar en ‘The Door of Stone‘ (La Puerta de Piedra), el tercer libro de la saga.

Independientemente de estos aspectos que, como digo, es más una apreciación personal que otra cosa, ‘El temor de un hombre sabio’ es un buen libro. Con una prosa muy cuidada; un estilo claro, descriptivo y conciso y lleno de situaciones que te harán reir y sufrir leyendo los avatares del destino de Kvothe mientras nos hacemos las mismas preguntas que se hace el protagonista y, sobre todo, nos hace elucubrar nuestras propias teorías. Un aspecto que, quieras que no, otorga muchos puntos a esta trilogía.

FICHA TÉCNICA: El Temor de un hombre sabio
  • Autores: Patrick Rothfuss
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Formato: Rústica con solapas
  • Páginas: 1216
  • Precio: 24.90 euros
Reseña El Temor de un Hombre Sabio

En ZonaFandom | ‘El temor de un hombre sabio’ llegará en noviembre

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en