Unos ninjas detienen un atraco, sin llegar a luchar [Frikada de la Semana]

Convención de Ninjas
Cuando tres ladronzuelos australianos decidieron robar a un solitario estudiante alemán en un callejón de Sidney, no sabían hasta que punto era una mala idea. Porque en ese mismo callejón se tiene su sede una escuela de Ninjutsu Ninjitsu

Uno de los aprendices de ninja vio algo raro en la calle, y en cuanto entendió que era un robo, avisó a su sensei. El maestro y cuatro alumnos, con su uniforme negro característico de ninjas, decidieron tomar cartas en el asunto. Mientras en el exterior, los ladrones ya tenían el móvil y el iPod del pobre alemán.

Pero los ladrones no contaban con la presencia de los expertos en artes marciales, que ni siquiera tuvieron tiempo de demostrar sus habilidades: al ver a cinco ninjas aparecer de repente, “salieron corriendo como si estuvieran en las Olimpiadas, luchando por el oro”, según declaraciones del sensei Kaylan Soto.

El estudiante, que se irá de Australia con la sensación de dejar atrás un país tan peligroso como weirdo, ya tiene una historia que contar a sus nietos. Australia, junto con la noticia del robo detenido por Spiderman y unos Jedis, gana puntos como destino friki.

Vía | Señoras que
Noticia original | Sidney Morning Herald
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en