Un joven coreano se casa con una almohada [Frikada de la semana]

Las dakimakura son unas almohadas que se comercializan en Japón, y cuyo nombre viene a significar algo así como «almohada abrazable». Por lo general, suelen tener impreso el dibujo de algún personaje del manga o el anime, normalmente del sexo femenino. La idea es tener a tu personaje favorito a una escala casi natural para que puedas achucharlo, estrujarlo y hacer con él todo lo que se te pase por la cabeza. ¿Todo? Sí, todo, porque la última ocurrencia de un joven coreano ha sido casarse con una de estas dakimakura en un programa de televisión.

La almohada en cuestión representa a Fate Testarossa, una de esas adorables lolitas surgida de la serie ‘Magical Girl Lyrical Nanoha’. Nuestro protagonista de hoy, cuyos padres no debían ganar para bocadillos de panceta, se dedica a pasear a su dakimakura con alegría y evidente orgullo por un parque de atracciones (¡hasta la monta en un cacharro similar a La Lanzadera!), e incluso la invita a comer en un restaurante, ante la perpleja mirada de la camarera.

Todo esto puede verse en el vídeo del encabezado, que no tiene ningún desperdicio. Teniendo en cuenta lo mucho que se descojonan los invitados del programa, no hay duda de que debe tratarse de alguna broma televisiva. Ahora bien, el chaval se lo pasa en grande y no tiene pinta de estar fingiendo. No olvidemos que no sería el primer ni el último otaku en desear que pudieran celebrarse matrimonios con personajes de ficción, lo que supondría un nuevo hito en nuestra escala evolutiva.

En fin, por si el vídeo os deja con ganas de saber cómo terminó la cosa, aquí abajo podéis ver una imagen de este enternecedor enlace. ¡Que vivan los novios!

dakimakura.jpg

Vía | Ramen para Dos
Vídeo | Youtube
En Zona Fandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en