‘Starr. El asesino’, un Corben «menor»

Hay quien diría, y a aquél que lo hiciera no le quitaría ni un ápice de razón, que a estas alturas Richard Corben no necesita presentación. Tan en lo cierto estaría dicha aseveración, que no voy a perder ni un renglón en trazar la típica semblanza de lo que la figura del artista undeground, leyenda del fantástico y maestro del terror por excelencia ha supuesto en el noveno arte desde que prorrumpiera en él allá por los años setenta y su más que reconocible estilo se quedara impreso a fuego en los lectores que se acercaran a sus míticas creaciones para ‘Creepy’ o ‘Heavy Metal’. Y no voy a hacerlo por dos motivos. Uno, porque en breves semanas tendremos de nuevo por aquí al nombre de Corben de la mano de ‘Sombras en la tumba‘, el volumen que ha publicado Planeta. Y, dos, porque hoy es la vertiente más comercial del artista de Missouri la que nos interesa, esa que se ha puesto incontables veces al servicio de la Casa de las Ideas y sobre la que siempre se puede decir casi lo mismo: que supera en calidad gráfica a lo que el guionista de turno es capaz de ofrecer.

Con ‘Cage’ como única excepción a esa regla que servidor tendría a bien apuntar, creo que se hace innecesario explicar que el entrecomillado del título no hace ninguna referencia a la calidad de lo que aquí podemos atribuir a su autoría y sí a lo que cabe esperar de lo que Daniel Way ofrece en un tebeo que, más allá del manejo de lo metalingüístico y de lo ingenioso de moverse entre el «mundo real» y el ficticio, no deja de ser una iteración algo irregular sobre el canon de Conan, aquél con el que el propio Corben ya jugara a placer en ‘Den’ y que aquí no da para cuajar a un protagonista que, bien se deje contagiar por el espíritu del cimmerio, bien por el calvo con la polla al aire que no dejaba títere con cabeza en las tierras de Neverwhere.

A medio camino entre uno y otro, pero quedándose en el esfuerzo en tierra de nadie, el empuje inicial que Way insufla a ‘Starr. El asesino’ va perdiendo fueye a pasos considerables hasta el punto de que uno sigue avanzando por inercia sobre la lectura tan sólo por un motivo: dejarse asombrar por los recursos del maestro Corben. Es él, y sólo él, el que convierte en imprescindible a este volumen para aquellos que, como yo, hayan de contar en su tebeoteca con cuánto más material suyo, mejor. Y aunque sea exclusivamente por completismo, y lo que el artista desarrolle aquí ya lo podamos encontrar en muchas y muy diversas formas a lo largo de su extensa producción, deleitarse con su manera de diseñar a los personajes, de plantear la acción o el modo en que José Villarubia trata sus viñetas con un portentoso uso del color, son razones más que suficientes para justificar la adquisición y lectura de este relato en el que creador y creación chocan en una tierra salvaje y despiadada. Una tierra que, de no ser por Corben, hubiera resultado infinitamente menos atractiva.

Starr. El asesino

  • Autores: Daniel Way & Richard Corben
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 96 páginas
  • Precio: 15,20 euros en Amazon

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.