¿Qué preferís? ¿La versión original subtitulada o la doblada? [Mesa redonda]

El otro día nuestros compañeros de Vida Extra publicaban este vídeo en el que se comparan los dos doblajes de ‘Final Fantasy XIII’, el japonés y el inglés, y caí en la cuenta de que aún no habíamos hablado nunca en nuestras mesas redondas del eterno debate de la versión original frente a la doblada, un asunto extrapolable por igual a series, películas y videojuegos.

En los dos primeros medios, las series y las películas, y muy especialmente en las de imagen real, la diferencia parte de ver la interpretación de los actores en toda su magnitud en lugar de limitarnos solo a la actuación física, algo importante si tenemos en cuenta que la voz es en realidad lo que define a muchos actores. Si os paráis un segundo a pensarlo, creo que estaréis de acuerdo conmigo en el absurdo que supone ir a ver una película de, por ejemplo, Johnny Depp, cerrar los ojos, y no oir solo su voz, sino también la de Jim Carrey y Leonardo Dicaprio (los tres doblados por Luis Posada). Raro, ¿verdad?

Por supuesto, esto no quita que haya títulos que tengan un doblaje excelente o que incluso mejoren el original (‘Futurama’ por ejemplo es casi más divertida en la versión española que en la americana, aunque es determinante el idioma en que te acostumbras a verla) pero por cada ejemplo positivo existen dos negativos: la voz de niñato del ‘Dexter’ español o virtualmente todas películas japonesas dobladas por los mismos cuatro de siempre (tan malos como pegarle a un padre) son buenos ejemplos.

Saltando a los videojuegos la cosa se complica ya que a diferencia de las películas y series, en estos adoptamos un papel activo que no siempre es conciliable con andar pendiente de los subtítulos. Así, mientras que en un RPG los subtítulos son casi imprescindibles durante las conversaciones in-game permitiéndonos avanzar más rápido sin tener que terminar de escuchar toda la frase, en los shooters y demás juegos de acción, el doblaje libera nuestra atención para centrarla en volarle los sesos al malo de turno.

En el caso con el que arrancaba esta mesa, ‘Final Fantasy XIII’, se da otra circunstancia más y es que ninguno de los idiomas es el propio así que, aunque para gustos colores, la elección se me antoja obvia: si de todas formas voy a tirar de los subtítulos, siempre es mejor escuchar al menos el original (que en este caso tiene la particularidad de influir también en la banda sonora, con el tema “Kimi Ga Iru Kara” de Sayuri Sugawara en la versión japonesa frente a Leona Lewis con “My Hands” en la inglesa).

¿Y vosotros? ¿Qué preferís?

P. Roberto J.: Versión original casi siempre… excepto en videojuegos, donde realmente se hace un muy buen trabajo con el doblaje y donde las voces llegan mientras te estás cargando al enésimo Locust y no hay tiempo para saber qué ha dicho tu compañero virtual con acento de personaje de ‘The Wire’.

En cualquier caso, a lo que digo sí siempre es a los subtítulos traducidos. No se puede estar jugando a la 1 de la noche, en un piso enano, sin su inestimable ayuda.

Roberto Pastor: Soy más partidario de la versión original, sobre todo en el anime y en las series. En el cine no me importa tanto ya que los doblajes que se hacen en España son realmente buenos. Creo que las razones que voy a dar son las clásicas en el caso de las series, y es que sólo en versión original se puede apreciar la interpretación real, la cual se pierde bastante una vez se pasa al castellano (como terrible ejemplo pongo el de Sheldon en ‘The Big Bang Theory’). En el anime es más imperativo aún el poder verlo en japonés, y es que aquí prácticamente la única interpretación viene de la voz. En Japón se toman muy en serio la profesión de doblador de anime (seiyuu) y hacen un trabajo genial, pero al traerlo a España un anime se puede ir al garete si se dobla pésimamente, cosa que ha pasado más de una vez con voces que no encajan y parecen estar fuera de la acción.

Alkar: Si entiendo el idioma, me quedo con la versión original (lo que me limita al castellano y al inglés). Un anime en japonés, aún teniendo en cuenta lo expresado por los de arriba, prefiero verlo doblado porque de todas formas tendría que estar todo el rato leyendo.

Soy de los que piensan que en España se dobla demasiado, y que si hubiera más televisión en versión original no tendríamos un nivel general de inglés tan pésimo como tenemos.

Albertini, Version Original, of course. Yo llevo unos años completamente adecuado a la versión original, sobre todo con las series… Si es alguna producción angloparlante me pongo los subtítulos en inglés, y si por casualidad no los hay lo veo directamente sin letrerillos. Por lo general las series se doblan bastante penosamente (salvandose algunas honrosas excepciones). Otro cantar es el cine ya que es más común verlo doblado y, además, si no meten a los actoruchos de moda suelen quedarle bastante decente.

Después de todo, a pesar que prefiero la VO no me considero un talibán en este sentido ya que no hago ningún asco a ver algo bien doblado.

Jaime Valero: Después de leer las opiniones de algunos de mis compis, me he dado cuenta de que piensan exactamente lo mismo que yo, incluso con los mismos ejemplos. El caso es que para el cine me da bastante igual, ya que los actores de doblaje en nuestro país son muy buenos, y si me decanto por una opción u otra es más que nada por las circunstancias. En el caso de las series, especialmente las de humor, sí que prefiero verlas en original porque no sólo se pierde la interpretación del actor, sino también muchos chistes o juegos de palabras que resulta imposible trasladar al castellano. También incluso por el propio lenguaje de los personajes, que me parece un rasgo muy representativo de ellos; o por comprobar las diferencias entre el inglés británico y el americano en lo que se refiere al habla coloquial.

En el caso de los videojuegos también me da igual, siempre que se haga un buen trabajo. Al fin y al cabo, aquí tampoco estás sustituyendo la voz de un actor de carne y hueso. Lo importante es que no hagan como en muchas pelis de animación y cojan al famosete de la tele de turno para doblar al personaje protagonista, siempre con desastrosos resultados. De todas formas, lo único que no puedo ver doblado ni de coña es el anime, porque los actores de doblaje son malísimos (no sé si es que los despiertan a las cuatro de la mañana a grabar o qué), y encima el mismo tío dobla a cuatro o cinco personajes a la vez (y todo esto también es aplicable a muchas películas japos o coreanas que se han doblado en nuestro país). Además, la sonoridad del japonés, especialmente la del que hablan las chicas, le pega mucho a los personajes a los que interpretan.

Adrik: Personalmente soy un poco rarito con el tema de la versión original, por ejemplo soy incapaz de ver Lost (Perdidos) en castellano porque es una serie que sigo en inglés, no porque me gusten más o menos sus interpretaciones, es simplemente por costumbre.

Por otro lado no puedo ver a Bruce Willis en versión original porque a pesar de que pueda perderme su actuación verbal, su vocalización o lo que sea, para mi Ramón Langa es la única voz posible de Bruce Willis. Yo respeto a los puritanos pero a veces estos no respetan a los que podemos disfrutar de algo en versión doblada sin sufrir por estar perdiendonos el toque interpretativo del actor. Cuando estos puritanos te “imponen” la versión original le coges un poco de rabia, a nadie le gusta hacer las cosas por obligación.

El Caballero Oscuro la tuve que ver en el cine en versión original (nadie me obligaba, pero si quería verla con mis amigos no me quedaba otra opción) y me pasé la peli cabeza arriba, cabeza abajo para leer los subtítulos sin perderme un detalle de las caras de los actores, lo pasé mal, la verdad. Pero tengo que decir que cada vez que veo esta peli la pongo doblada y la voy cambiando al ingles cuando sale el Joker, la actuación de Heath Ledger se pierde completamente en el doblaje.

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en