¿Pagarías para que una chica te abofetease la cara? En Japón por supuesto que sí

El próximo 4 de Octubre abrirá sus puertas en el barrio de Akihabara en Japón Cute Room, un nuevo local de perversión que permitirá a clientes de todas las edades realizar actividades tan gratificantes como ser abofeteado por una chica la mar de mona al tentador precio de 1000 yenes (7,6 euros).

Cuando vayamos a Cute Room, una cita obligada en vuestros itinerarios de viaje, tendremos que elegir el disfraz que vestirá la chica y la sala en la que pasaremos el rato con ella (el cuarto de nuestra hermana pequeña, la escuela, el cuarto maid, de estilo tradicional japonés, o basada en el anuncio del gato y el cerdo de Monster Hunter). Después, tan solo es cuestión de aflojar la cartera (4000 yenes por 40 minutos, 5500 yenes por 60, 7500 por 80 y 2000 por cada 20 minutos adicionales) y escoger entre el siguiente listado de actividades:

  • Jugar a videojuegos (Wii, PS3, PSP, XBOX, DS) (1000 yenes por 30 minutos)
  • Ver un DVD con la chica (1000 yenes por 30 minutos)
  • Jugar a juegos de mesa o cartas (800 yenes por 20 minutos)
  • Recibir un masaje en las manos (1200 yenes por 20 minutos)
  • Acostarte en su regazo mientras te limpia los oídos (1500 yenes por 20 minutos, 3000 yenes por 40)
  • Tsundere, dere dere slap (recibir un par de bofetadas “cariñosas” en la cara, 1000 yenes)

  • Que te lea una historia para dormir (1000 yenes por 20 minutos)
  • Sacaros una foto juntos (1500 yenes)
  • Que te de dulces caseros (2000 yenes)
  • Recibir una carta de amor (1000 yenes)
  • Recibir un correo electrónico de ella en el móvil (500 yenes por una foto y un mensaje, 1200 por tres)
  • Mirarte (con un vídeo enviado por correo electrónico al móvil, 1000 yenes por una vez, 2500 por tres)
  • Intercambiar regalos (hay que avisar por adelantado, 1,500 yen)

Básicamente se trata de cosas que podríais hacer con una novia y ni me preguntéis lo que se supone que significa “mirarte” pero queda claro que Akihabara es y siempre será una suerte de tierra de Oz donde todo es posible, nada está mal visto y las Dorothys de ojos rasgados se reinventan cada día para encontrar nuevas formas de complacer a los otakus (en el más amplio y enfermo sentido de la palabra). Esto es Japón, solo Japón.

Vía | Canned Dogs

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en