La Frikada de la Semana: Entrenador de La Fuerza

The Force Trainer

¿Es poderosa La Fuerza en ti? ¿Tienes niveles especialmente altos de midiclorianos? ¿Eres un Jedi en potencia, y no lo sabes? ¡Basta! Por fin hay un método al alcance de cualquiera para entrenar tus habilidades de control de La Fuerza: ‘The Force Trainer‘.

Se trata de un jueguetito en el que usando «tu Fuerza» puedes hacer que una bolita se eleve. «¿Lo qué?» estarás pensando. En realidad, el juguete consiste en una diadema que mide la intensidad de las ondas cerebrales, lo que permite, vía inalámbrica, manipular la bolita en la torre.

Vale, no podrás desplazar cualquier objeto con tu mente, pero al menos te servirá para ir haciendo tus pinitos y vacilar al personal. «Ha sido una fantasía que hemos tenido todos, usar La Fuerza», dice Howard Roffman, presidente de Lucas Licensing.

Necesitarás un profundo estado de concentración para conseguir un efecto completo. «Cuando te concentras, se activa el transmisor remoto», explica Frank Adler, representante de Uncle Milton Industries, el fabricante. «Entonces un flujo de aire hace que suba la bola.»

Por supuesto, el juego no estaría completo sin efectos de sonido, cuando debes hacer que la bola suba o baje, y clips de audio que te indican qué tal lo estás haciendo, «y si estás en nivel Padawan, o ya has llegado a Jedi», dice Adler.

Hale, ya lo podéis apuntar para los próximos reyes… La chorrada el juguete saldrá a la venta el 23 de Julio de 2009, a unos 100 dólares más o menos. Por cierto, impagable la cara del chaval partiéndose el ojete.

Vía | USA Today
Sitio oficial | Uncle Milton Industries
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en