Glosario CiFi: Géneros de la Ciencia Ficción (II)

Hormiga electrica: Géneros ciencia ficción

Segunda parte de este glosario sobre los géneros de la ciencia ficción. Si en la anterior entrega dimos una pequeña introducción y hablé de las diferencias entre la ciencia ficción blanda (soft) y la dura (hard). En este segundo artículo exploraremos el movimiento literario surgido en la década de 1960 y que se conoció como New Wave y nos adentraremos en la ciencia ficción social.

New Wave

En los comentarios de la primera parte de este artículo comenté que cuanto más escarbas más interesante es la ciencia ficción. Resulta que es totalmente cierto ya que es un universo con infinitas facetas, y había una que casi se me pasa por alto, la New Wave o Nueva Ola (u Onda). Este no es un género en sí, sino más bien un movimiento dentro de la Ciencia Ficción que se enclava, principalmente, en los terrenos de la ciencia ficción blanda que, recordemos es aquella rama de la ciencia ficción centrada en las ciencias sociales y humanidades.

New Wave, como digo, es un movimiento surgido en los años sesenta y que supone, entonces, una experimentación sobre el campo de la ciencia ficción pasando de explorar el espacio exterior a explorar el interior, ya sea de un ser humano o de un híbrido robótico. Los autores New Wave se centran en el individuo, explorando temas como la metafísica, las sensaciones, la psicología, la sexualidad, religión… Las características de la narrativa y la temática de estos trabajos hacían que nos encontraramos en la mayoría de los casos con relatos y novelas cortas.

Este movimiento entró en declive a finales de los setenta, principios de los ochenta, en favor, según dicen los estudiosos, del cyberpunk que, como veremos más adelante, utiliza algunos de estos temas añadiendole tecnología punta. Sin embargo abanderando este género se encuentran autores cuyo nombre están forjados a fuego en los anales de la ciencia ficción, encontrándonos con Phillip K. Dick (‘La Hormiga Electrica’, por decir uno) del cual creo, que, independientemente de si tal obra o cual es distópica, ucrónica o lo que sea, está claramente enclavado dentro del movimiento, ya que todos sus relatos tienen ese componente de explorar el yo interior de los protagonistas, Thomas M. Disch (‘334’), Brian Aldiss (‘Invernáculo’), Phillip J. Farmer (’El Mundo del Río‘) o Robert Silverberg (’El Mundo Interior‘) entre muchos otros. Como podéis observar son títulos de ambientación dispar pero que comparten las bases de la New Wave.

Ciencia Ficción Social

La Fundación

Uno de los fines que suele perseguir la literatura es reflejar en la ficción la sociedad presente en mayor o menor medida, de una forma que el lector reflexione sobre si esta es la sociedad en la que le gustaría vivir. En la ciencia ficción no podría ser menos, es más, a través de la especulación el autor puede decidir si presentar al lector a dónde nos lleva esta sociedad, plantear alternativas sociales ya sea humanas o extraterrestres, y juega con los controles de tal forma que nos presenta una sociedad que, normalmente, es bastante factible, ya que toma elementos del presente para formarla. Antes de seguir deciros que la ciencia ficción social no tiene por qué ser necesariamente distópica o utópica hay todo un mundo en medio de esos dos extremos.

Los primeros autores con los que nos topamos son Isaac Asimov y Robert A. Heinlein, quienes acuñaron el término ciencia ficción social para describir el contenido de su obra. Isaac Asimov con su saga magna, ‘La Fundación’, realizó todo un tratado sobre la humanidad mientras que Robert A. Heinlen realizó con ‘Doble Estrella’ un magnífico thriller político. Primeros autores en cuanto que fueron los que definieron las bases del subgénero pero antes ya existía. Sin ir más lejos tenemos a H.G. Wells que con ‘La máquina del tiempo’ describía las dos sociedades que convivirían en el futuro, los morlocks y los eloi.

Pero la explosión vino, cómo no, de la mano de la New Wave que he explicado más arriba, ya que fue esa época la de mayor expansión del género. Ahí, y procurando no repetir autores que haya citado antes, tenemos a Robert Sheckley y su obra ‘The Status Civilization’ o, ya en los 80 a Kim Stanley Robinson y su ‘Trilogía de las Tres Californias’. Dentro de este género hay dos vertientes que suponen los extremos de la CiFi Social, la utopía y la distopía.

Utopía

Isla Pala

La utopía, el culmen de la sociedad, la perfección. La palabra proviene del griego en donde el prefijo ou es una partícula negativa y el lexema topo significa lugar. Por lo tanto utopía vendría a significar “no lugar”, que no tiene lugar. El origen de esta acuñación vendría precisamente de ‘Utopía’ de Tomás Moro obra cuyo nombre completo es ‘Dē optimō reī pūblicae statű dēque novā īnsulā Ūtopiā’ que traducido al castellano sería ‘Del estado óptimo de una republica de la nueva isla Utopía’.

Volviendo al siglo XX tenemos varias obras características de la novela utópica. En primer lugar ‘La Isla’ de Aldous Huxley en donde Will Farnaby, periodista, vive en la isla utópica de Pala. En ‘Horizontes perdidos’ de James Hilton se nos habla del ya mítico Shangri-La un lugar maravilloso enclavado en el Himalaya.

Distopía

1984

El otro extremo, la distopía. En donde existe una sociedad opresiva, estratificada al extremo, disfuncional… todo lo contrario que la utopía. Alkar lo describió muy bien en la introducción del especial ‘Cine Distópico’ que estamos llevando a cabo en el blog:

Un futuro en el que la humanidad se ha destrozado a sí misma, vive bajo el yugo de la opresión, o bajo el engaño de una situación utópica que subsiste gracias a la el trabajo esclavo de otros.

Como de cine estamos servidos y ya que me estoy centrando sobre todo en la literatura, veamos unos ejemplos de literatura distópica. Probablemente uno de los libros que dio forma a la novela distópica del s.XX fue ‘Nosotros’ del escritor ruso Yevgeny Zamyatin quien a principios de la década de 1920 describió una ciudad-estado construida de cristal, aislada de la naturaleza y organizada a través de matemáticas primitivas, cuyos tiempos, turnos, todo se rige por los números, hasta los encuentros sexuales.

Después de esta novela tenemos ejemplos más o menos conocidos como ‘Un mundo Feliz’ de Aldous Huxley, ‘1984’ de George Orwell, ‘Las crisálidas’ de John Wyndham, ‘Neuromancer’ de William Gibson o ‘Battle Royale’ de Koushum Takami entre muchísimos otros ejemplos.

En Zona Fandom | Géneros de la Ciencia Ficción (I)

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en