Frikada Trekkie: U.S.S. ‘Abrebotellas’ Enterprise

Abrebotellas con forma de U.S.S. Enterprise
Sí, lo sabemos, hay demasiado merchandising de Star Wars… Lanzan un reproductor-proyector de DVD o un sistema de vigilancia con la forma de R2D2, y la gente se vuelve loca. Pero… ¿y si eres Trekkie? ¿Es que no hay merchandising de Star Trek? ¿No hay forma de presumir de frikismo si prefieres la Enterprise al Halcón Milenario? ¡Pues claro!

Os presentamos el abrebotellas con la forma de la U.S.S. Enterprise. Invita a tus colegas a una cervecita y presume de ser Trekkie mientras te deshaces de la chapa de las botellas, la última frontera antes de una buena juerga con los amigos, y llega a donde ningún otro anfitrión friki ha llegado jamás. Inspirado en la Enterprise original, la NCC-1701, ni Kirk ni Picard han tenido un abrebotellas como este. Disponible a finales de Junio por 12 libras esterlinas.

Vía | WTF Microsiervos
Sitio oficial | Red5

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en