Frikada total: La Marcha Imperial interpretada con una disquetera

El vídeo tiene su tiempo (antes de que alguien más me tire hoy de las orejas), y no he podido determinar su origen, pero creo que no debería quedar nadie por ahí sin ver esto. Cójase una disquetera de 3 1/2, quítese el polvo a los manuales de ensamblador, mézclese con dos cucharadas soperas de frikismo y demasiado tiempo libre. El resultado es La Marcha Imperial de Star Wars, interpretada mediante el típico floppy, leyendo a saltos del disco…

Hum… ¿Alguien sabe trastear el firmware de móviles? Porque como me ha sugerido Finalboss, sería un puntazo configurar el vibrador del móvil para que hiciera lo mismo. No sonará igual que el mp3, pero fardas bastante más.

Vía | Chivatazo de Antonio Ortíz, que lo vio en Akihabara Blues

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en