‘El Destino del Ángel: El Pacto del Guerrero de Acero’, rencillas celestiales

El Pacto del Guerrero de Acero

Ser un autor novel y empezar directamente escribiendo una saga de cuatro libros,el primero de ellos de nada menos de 650 páginas, es un riesgo que seguramente no todos están dispuestos a correr: la necesidad de contar la historia que uno tiene pensada desde sus años mozos puede chocar con la falta de experiencia a la hora de ser capaz de reflejar todo aquello que se quiere compartir. Y me temo que, en mi opinión, es lo que le ha sucedido a Armando J. Suárez en este su primer libro, con el largo título de ‘El Destino del Ángel: El Pacto del Guerrero de Acero’.

En estos tiempos en los que la labor editorial es mucho más laxa en cuanto al filtrado y pulido de las obras, con todo lo bueno y lo malo que ello implica, el afrontar un libro de tal porte, que además empieza con un glosario de personajes y un mapa del mundo en el que se han sustituido los nombres reales por otros de sonoridades extrañas, me hace temer desde el primer momento que estemos ante una obra precipitada realizada con más entusiasmo que sapiencia.

Ya desde la propia sinopsis se nos informa de que estamos ante una mezcla de ciencia ficción y fantasía, con ángeles de alguna forma implicados en la trama, y además haciendo referencia a temas como el cambio climático o prometiendo grandes batallas futuras. Todos lo ingredientes de una obra muy ambiciosa están ahí, y además el autor a lo largo de sus páginas insiste en darnos una y otra vez datos para que veamos que todo está pensado en este mundo del siglo XXIV.

El libro nos cuenta las aventuras de Skile, un joven de ojos rojos encontrado en una cesta en medio de la selva por la que será su familia adoptiva, que, educado junto a su hermanastro en las artes marciales, irá descubriendo mientras crece sus grandes habilidades que luego evolucionarán directamente en poderes aparentemente sobrenaturales. Estos le llevarán a vivir diversas aventuras y desventuras a lo largo y ancho del planeta hasta el final totalmente abierto del volumen.

El Pacto del Guerrero de Acero recorte

Suárez ha imaginado un mundo futuro en el que el calentamiento global ha provocado el parcial deshielo de los polos, alterando la geografía del planeta, y dando al traste con el orden establecido, de forma que han surgido nuevas facciones que luchan por el dominio mundial. A lo largo de las páginas, y de forma la verdad nada sutil, los personajes nos irán describiendo con pelos y señales esta historia, contándosela unos a otros como si no fuera de conocimiento común, y aprovechando cualquier excusa para darnos una lección, que, la verdad sea dicha, no suele ser muy interesante en la mayoría de los casos. Y es que, la relativa profusión de fechas y nombres, no puede ocultar el esquematismo de esta cronología inventada, que hace el mundo muy pequeño cuando vemos que unos pocos actores principales, además relacionados entre ellos, son capaces de modificar la fisonomía de naciones con cientos de años de historia, y que al final toda esa supuesta labor previa de creación no pasan de ser las notas esquemáticas que un máster prepara en los primeros compases de una campaña de rol.

Esta falta de profundidad es la misma que sufre en general el conjunto del relato: tenemos una gran cantidad de personajes, pero en realidad provocan el efecto contrario al deseado, al estar todos descritos de forma muy superficial y arquetípica. Vamos saltando de continente en continente pero al final realmente sabemos poco de cada uno de ellos. En este sentido se aprecia en gran medida la influencia, reconocida por el autor, de los videojuegos, porque muchas veces parece que estamos leyenda un fan fiction de algún Final Fantasy antes que una novela – a lo que también contribuye la estética manga de muchos de los personajes, el uso de armas blancas no muy bien justificado frente al uso de armas de fuego, la existencia de grandes naves con dudoso valor estratégico o táctico, batallas campales que quedan reducidas a las acciones de nuestros protagonistas y otra serie de tópicos totalmente videojueguiles que hacen que el relato pierda fuerza por momentos.

Aunque es cierto que todos estos elementos están presentes en cierta medida en muchas obras de ciencia ficción o fantasía, la falta de credibilidad de toda la historia se ve acentuada por cómo está narrada. Hay grandes problemas de descripción espacial de las escenas, problemas de escala en las acciones que realizan nuestros héroes, tanto en el ámbito geográfico como en el temporal, las motivaciones de los personajes son desconocidas o contradictorias y otra serie de cuestiones que nos van asaltando a lo largo de la lectura y que, al menos en mi caso, me han ido sacando continuamente de la narración.

En resumen, una idea que puede ser curiosa no llega a alcanzar su potencial en este libro que acaba convertido en uno más de la llamada literatura para “jóvenes adultos”. Esperemos que, con la experiencia de esta primera obra, el siguiente volumen consiga ir limando las asperezas y levantar el vuelo.

El Destino del Ángel: El Pacto del Guerrero de Acero

  • Autor: Armando J. Suárez
  • Editorial: Alberto Santos, Editor.
  • Encuadernación: Rústica con solapa / Digital
  • Páginas: 650
  • Precio: 23,75 / 2,99 euros

Etiquetas

Juan Pablo Escribano Santana @

Acumulador compulsivo de BDs, libros y juegos de pc, sólo el hecho de haberse pasado prácticamente al digital en estos dos últimos impide que tenga que dormir en el suelo para dejar sitio a las montañas de libros por leer o juegos por jugar. Y encima me han liado para escribir aquí alguna tontería que se me ocurra… pierdo toda esperanza de conseguir disminuir la pila en los próximos años. Las pelis, por lo menos, se ven más rápido.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.