‘AIDP Integral 7’, me gusta el olor del azufre infernal por la mañana

Mi primer contacto con el particular universo creado por Mike Mignola (sin incluir su maravilloso “Hellboy” al que ya le había cogido la matrícula) fue de esos que te dejan con un palmo de narices. La historia es bien sencilla y, por desgracia, se repite de manera sistemática (si es que no aprendemos). Unos grandes almacenes, jugosos saldos de comics en su departamento de libros y una decisión equivocada, el resto se lo pueden imaginar. Mucho me arrepentí de haber dejado en aquel rincón un material del que poco conocía entonces pero que, más adelante, descubrí la calidad que destilaban sus páginas. Nada de lo que preocuparse puesto que años más tarde, Norma Editorial, anunciaba una nueva (y exquisita) reedición en integrales del Mignolaverso. Como ya habrán supuesto, me estoy refiriendo a ‘AIDP’, el grupo de investigadores de lo paranormal del que hace poco nos llegó su séptima entrega cargada de buenas historias, algo habitual en la serie, y que continúa con la saga titulada “El Infierno en la Tierra”.

Planteada en extensos arcos argumentales, la serie nos relata las aventuras de la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal y, entre sus filas, nos encontramos a unos personajes muy, digamos, llamativos, la mayoría de los cuales ya conocidos por haber tenido su momento de gloria en la cabecera de “Hellboy”. El panorama que aquí se nos muestra, en medio de un infierno desatado, no puede ser menos alentador, con el fin del mundo aguardando a la vuelta de la esquina e incontables desastres apareciendo a cada segundo. Para terminar de arreglar la situación, los miembros principales del grupo, lo que podríamos considerar la alineación titular, se encuentran de baja y los Ogdru Hem cada vez son más numerosos, vamos, un holocausto demoniaco en toda regla. No es de extrañar que, para los relatos que contiene este séptimo Integral, se eche mano de algunos personajes que no son tan conocidos. El agente Andrew Devon, la psíquica Fenix o el médium Johann Krauss serán algunos de los nombres que se dejaran ver por las páginas del volumen.

Pero no se crean que los autores levantan el pie del acelerador a pesar de tratarse de un volumen “de transición”, para nada, ya que la carga emocional que imprimen en estas historias llevan a los personajes a un nivel de sufrimiento bastante importante. Pero también hay amenazas más materiales y “tangibles”, desde terroríficos fantasmas y vampiros hasta demonios de todos los colores o salvajes wendigos que pondrán en jaque a los miembros de nuestra querida agencia. El grupo de guionistas formado por Mike Mignola, John Arcudi y Scott Allie hacen un trabajo descomunal, llevan ya muchos números a sus espaldas y saben perfectamente qué deben entregar a su legión de seguidores para que todo el mundo quede satisfecho. Además lo hacen sin demasiadas florituras ni estridencias, siguen el camino marcado por ellos mismos desde el principio de la serie y da como resultado uno de los universos mejor cohesionados de todo el panorama comiquero actual. Facilita bastante la tarea el contar con dibujantes de la talla de Tyler Crook (Harrow County), James Harren (Rumble), Jason Latour (Paletos Cabrones) o Max Fiumara (Abe Sapien), todos ellos con estilos propios pero que aportan cierta homogeneidad al conjunto, algo en lo que tiene mucho que ver la labor del colorista Dave Stewart cuya paleta de colores ayuda a crear esa atmosfera malsana marca de la casa. Una labor más que satisfactoria la que está realizando Norma Editorial con estos integrales, cumplen de sobra con el “Bueno, bonito y barato” así que, ¿para cuándo el siguiente?

[Grade — 9.00]

AIDP Integral 7

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 488 páginas
  • Precio: 29,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.