100 Frikadas de la Semana: el recopilatorio

100 Frikadas de la Semana

La aperiódica sección La Frikada de la Semana llega a su número 100, ahí es nada. Durante este tiempo, hemos ido reuniendo material digno de admiración, de envidia, de elogio, de escarnio y de vergüenza ajena, según el caso.

Hemos pensado que para celebrar este acontecimiento, era buena cosa mirar hacia atrás y destacar *algunas de las frikadas más llamativas* con las que nos hemos topado. Como siempre, os recordamos que diez mil ojos ven más que dos, así que si se veis algo que os parezca adecuado para la Frikada, nos lo paséis de inmediato.

Frikismo starwarsero

*Star Wars* marcó un antes y un después en el frikismo. Con ella llegó el merchandising, los sables de luz, y los bikinis de chapa. Los personajes de esta saga han sido protagonistas en la Frikada de la Semana en numerosas ocasiones, como es lógico.

Como aquella solicitud real de presupuesto para obtener la licencia de obra de la Estrella de la Muerte, cuyo autor tuvo el detalle de pasarse y dejar un comentario. O aquel niño que veía por primera vez ‘El Imperio Contraataca’ y se llevaba la sorpresa de su vida. O una previsión meteorológica muy a lo Lucas. O un hábitat para tus tortugas y ranas con Yoda incluido. Y si quieres a los auténticos protagonistas, quizás quieras recordar aquel cruce entre Luke, Chewie y los droides con los teleñecos en 1980.

Robogeisha

¿Qué estarán haciendo los japoneses ahora?

La conexión nipona nunca defrauda. Hemos mostrado muchas frikadas del país del Sol Naciente, pero me gusta recordar especialmente a ‘Zura Deka, el detective peluquín’, capaz de lanzar su bisoñé para luchar contra el mal. Y también a ‘Robogeisha’, que combina la sensualidad, arte y sabiduría ancestral de una geisha con la potencia mortal de los muy diversos armamentos que lleva implantados.

Soul Music

La música amansa a las fieras, pero puede animar el día a los amantes de la subcultura. ¿Baladas de amor a un zombie? Las tenemos. ¿Homenajes cantados a las épicas cronoletrinas del ‘Maniac Mansion 2’? Claro que sí, y con visita de su autor en los comentarios. ¿Combinar la pasión por el folclore propio y con la subcultura? Es posible hasta con sardanas. Si ya lo hicieron los más grandes, como el propio Leonard Nimoy

Frikadas desclasificadas

En el sentido de que no hay dónde clasificarlas, no porque sean secretas. ¿Cómo clasificar esta versión de ‘Tintín en el Congo’ en el que el héroe gabacho-belga está en bolas todo el rato? ¿O el espectacular tráiler de una película de acción ugandesa? ¿O el curso de cómo hacer cosas cotidianas impartido por Batman Obeso?

En este apartado tengo que recordar el artículo más inquietante y desconcertante que he escrito nunca: el de los consoladores inspirados en dragones y otras criaturas fantásticas. Weirdo.

Ferrari 360 Modena Hello Kitty

Para ellas

hay un rinconcito también para ellas, para esas chicas kawai, con habitaciones empapeladas de rosa, gatitos de pelo blanco y lacitos de color rojo. El innombrable. El que se cuela en los productos más inverosímiles, como en latas de aceite de motor y Ferraris, o hasta en aviones al completo. Y para las amantes de los vampirillos fluorescentes mutantes adolescentes («Eres fermoso, Edward»), tenemos una línea de lencería que pa qué.

Algún día se levantará de su sueño de eones en la ciudad sumergida de R’lyeh, o llegará de los infiernos un demonio bonachón, y dará buena cuenta de ellas. O eso o les venderá alguno de sus perfumes.

Noticias de la prensa seria

La periódicos han sido otra fuente inagotable de frikadas. Recuerdo aquellos atracadores que se toparon de bruces con un grupo de ninjas, huyendo al momento. Aquel niño que salvó a su hermana de un alce utilizando técnicas de World of Warcraft. O el tipo que, disfrazado de Spiderman, evitó el asalto a una tienda de cómics con la ayuda de unos Jedis.

Habitación rolera

Pero no puedo dejar de destacar a aquel coreano que se casó con su almohada, decorada con el personaje de un manga, o aquel tipo que decía ser vampiro y se presentó como candidato a gobernador de Florida.

+3 en carisma

Tablas, dados, papel, lápiz, una mesa, cuencos con patatuelas, y música de Basil Poledouris y Manowar. No hace falta más para echar una épica partida rolera. Pero todo puede mejorarse, sobre todo si tienes talento y una habitación libre que convertir en santuario del rol. Una maravilla. Para luego reunir a los amigos y jugar a Dallas, el juego de rol de televisión.

Una bonita panorámica de Esclavas Leias

Fanservice

Ah, el fanservice. Bonita forma de llamar al lucimiento de carne fresca, de muchachas con muslos más prietos que las tuercas de un submarino, ataviadas a modo de heroínas, princesas espaciales, o cualquier otro vestuario que de prioridad a la vista frente a la imaginación. Hay auténticas profesionales en esto del fanservice, como el Team Unicorn, que ha pasado por aquí varias veces.

Discutimos sesudamente sobre el eterno dilema de si para las chicas sólo está la opción de Leia Esclava para llamar la atención. Que al final era que no, pero que nunca está de más. Y si son más y te lavan el coche, pues tampoco hay problema.

Tras esta selección, ya sólo me queda decir, como en la canción del Espectacular Episodio 138 de Los Simpsons, «*sorry for the clipshow!*».

En ZonaFandom | 100 Frikadas de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en