‘Zombis: Biblioteca de Comics de Terror de los Años 50 – Vol. 3’, venciendo al Comic Code

Para un lector de tebeos enamorado del comic vetusto y de un género con tantas posibilidades como es el terror, la serie de antologías que se ha sacado de la manga la editorial Diábolo no ha podido proporcionar más y mayores alegrías a un servidor. Nos cogió a todos por sorpresa esa primera entrega que giraba en torno al amor para, un poco más tarde, deleitarnos con todo un clásico de Noveno Arte como es el Frankenstein de Dick Briefer. Parece que la cosa iba en serio, algo que se acaba de confirmar con la publicación de una nueva entrega, ‘Zombis: Biblioteca de Comics de Terror de los Años 50 – Volumen 3’, un tomo cargado de nombres importantes de la época y que, siguiendo el formato habitual, nos depara un buen rato de lectura llena de sobresaltos, sustos y terror de primera, cualidades todas ellas que no estaban muy bien vistas por el doctor Fredric Wertham y las hordas de padres concienciados con la salud mental de sus retoños.

Toda esta maravilla se la debemos a Craig Yoe y Stephen Banes, dos tipos que viven para este tipo de comic, dos eminencias en el campo de lo clásico que siempre están poniendo en circulación proyectos como esta colección antológica y que nuestra Diábolo se encarga de traducir y editar con esmero y muy buen tino. Además firman sendos artículos en los que aportan algo de luz a todo el problema surgido en aquellos días en los que se emprendió una auténtica caza de brujas contra la diversión y el entretenimiento. Ains, maldita mojigatería. Menos mal que, aunque sea años más tarde, podemos disfrutar de un material que vale su peso en oro, diecisiete relatos que aparecieron publicados  entre 1951 y 1954 en magazines de la época. Eso sí, se recomienda tener la mente abierta puesto que los protagonistas de estas historias, los zombis, distan bastante de la imagen que series y películas recientes nos han proporcionado de estos seres.

Aquí no nos vamos a encontrar caminantes sedientos de cerebros y vísceras o aquellos otros cuya velocidad de movimiento rivalizaría con la de algún atleta olímpico. Nada de eso. Los no muertos de este volumen son la viva imagen de lo que debe ser un zombi: aspecto cadavérico, malos pelos, piel grisácea y ropa harapienta. ¿Dónde radica entonces lo novedoso? Pues que, aparte de todo lo mencionado, se nos va a mostrar unas criaturas más o menos inteligentes, que hablan y exponen razonamientos intentando encontrar las razones que les ha llevado a su actual situación. Todo es bueno si hay que burlar un poco más al descanso eterno. Resulta bastante llamativo el hecho de que, a medida que avanzamos en la lectura del volumen, vamos encontrando argumentos que nos recuerdan a esta o a aquella película, habiendo sido esas pocas páginas que conforman el relato, una clara fuente de inspiración para el guionista de turno. No nos debe sorprender si atendemos a la gran cantidad de buenas ideas que hay diseminadas a lo largo del tomo y la poca creatividad que reina actualmente en la meca del cine.

Ojos trasplantados que harán ver cosas “raras” a su nuevo beneficiario, maquiavélicos planes entre familiares para hacerse con una cuantiosa herencia o un zombi proveniente del mundo acuático que clama venganza contra un amigo que lo traicionó. Como pueden comprobar, hay de todo y de lo más variado, algo que tiene una fácil explicación, unos autores de renombre que trabajaban a pleno rendimiento aunque tuvieran que desplegar todo su talento en unas míseras seis páginas. Gene Colan, Frank Frazetta, Wally Wood, Jack Cole, Dick Beck, Bob Powell, Lou Cameron, Basil Wolverton o Reed Crandall, un listado que, leído a día de hoy, quita el hipo al más pintado. Una variedad de estilo que van desde el dibujo más simple y esquemático hasta páginas en las que se aprecia una mayor complejidad a todos los niveles. Todo ello acompañado por ese maravilloso color desgastado que no hace más que aportar un punto extra de nostalgia y entrañabilidad a unos tebeos exquisitos. Gracias a Diábolo podemos comprobar por nosotros mismos el peso que estos comics tuvieron en el pasado a la hora de cimentar una industria que iba creciendo día a día. Que no pare la fiesta.

[Grade — 10.00]

Zombis: Biblioteca de Comics de Terror de los Años 50 – Volumen 3

  • Autores:V.V.A.A.
  • Editorial:Diábolo Ediciones
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 148 páginas
  • Precio: 29,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.