X-Force #1, Kyle y Yost regresan con palomitas

Portada X Force 1

Vuelve X-Force y regresa con un concepto muy similar al que tenía cuando nació: ahora los mutantes hacen pupa, ya no sólo golpean, sino que pueden matar. El “grupo de operaciones especiales” del Instituto Xavier resurge de sus cenizas tras los sucesos de Complejo de Mesías y nada menos que de la mano Craig Kyle y Chris Yost, las mismas mentes pensantes que han hecho de sus New X-Men una de las mejores series mutantes de los últimos años.

En todo caso, aquí el enfoque parece, ya desde el primer número, a su paso por la colección más joven de la franquicia. Ahora Kyle y Yost quieren ponernos ante un tebeo de pura diversión, “palomitero”, si me permitís la expresión. Esto, por sí mismo, no es ni bueno ni malo: todo dependerá de cómo consigan desarrollarlo los guionistas en próximos números. De primeras, el estreno resulta entretenido, que a veces es suficiente, pero es justo exigir más a quienes sabemos que pueden darlo.

Hola a ti mutante

Esta vez Kyle y Yost no se han complicado demasiado la vida: dedican más de la mitad del cómic a contar como se pone en marcha esta nueva X-Force y lo hacen con ritmo y bien. Ahora que parecen haberse puesto de modas las series de supergrupos que tardan una eternidad en encontrar a sus miembros (¿recordamos el paso de Brad Meltzer por la JLA?), aquí todos los personajes están, en un momento, metidos en harina.

Otra cosa es que vayas buscando mucho más. Si quieres un tebeo con altas aspiraciones, éste no lo es. Si necesitas un cómic con subtramas e hilos sueltos, de momento este tampoco es tu sitio. Si lo que buscas, simplemente, es pasar un rato entretenido viendo a mutantes comportarse como asilvestrados, ¡enhorabuena! Ahí no falla el debut de X-Force, que, además, deja por fin una caracterización de Lobezno que no es la del típico matón-chulo-de-playa, sino la de un tipo duro, sí, pero no de encefalograma plano. Algo es algo

X Force Basura Mutante

Lo demás, con un buen dibujo de Clayton Clain, es sangre a borbotones, secundarios muriendo como en las películas de Steven Seagal (o sea, porque pasaban por allí) y poco más, incluido un cliffhanger que, bueno, no impresiona demasiado. Lo cierto es que tampoco estos villanos, de segunda fila para un equipo de asalto como el que presenta X-Force.

Review X-ForceAhora la cuestión es ver si la serie consigue divertirnos más allá del primer impacto, en meses posteriores. Ésa será la verdadera prueba de fuego para Kyle y Yost.

Etiquetas

Roberto Jimenez @fancueva

Compartir este Artículo en