‘Wonder Woman. Hierro’, quien a él mata, a él muere

Wonder Woman 3

Si hay algo que, por encima de otras disquisiciones, siempre me ha «podido» de los series estadounidenses, eso es el baile de equipos creativos al que las dos majors someten a sus productos haciendo imposible —salvo casos muy excepcionales— que uno pueda pretender que un mismo dibujante esté al frente de una cabecera más de, yo qué sé, quince o veinte números antes de que tengamos que aguantar al «filler» de turno. Dejando para otro día la política que en este sentido mantiene incólume Image, es obvio que si saco a colación el asunto es debido a que en el transcurso de los treinta y cinco números en los que se extendió la mirada de Brian Azzarello sobre la amazona del Universo DC, hubo lugar para mucho relleno con el que nombres como Tony Akins, Goran Sudzuka o Kano tuvieron que auxiliar al gran Cliff Chiang para que la serie pudiera tener una cadencia mensual. Y claro, cuando uno compara el trabajo del primero con el del artisa «regular», se le caen, como suele decirse, «los palos del sombrajo».

But I digress, que diría Peter David. Dejando de lado consideraciones que molestan pero que, en última instancia, tampoco arruinan la lectura, es muy evidente que la calidad de lo que Azzarello desarrolla en el guión es más que suficiente para que, llegado el momento, seamos capaces de ignorar lo que cualquier otro que no sea Chiang lleva a cabo en los lápices —unos lápices que en el caso del actual dibujante de la magnífica ‘Paper Girls’ son de una calidad soberbia, como ya comentamos allá por finales de 2015 con ocasión de la entrada que dedicamos al segundo volumen de la serie— y nos centremos en el apasionante cariz que, de forma imparable, han adquirido ya a estas alturas de la cabecera los acontecimientos ideados por el brillante escritor y la forma en la que fue reinventando, con cada nuevo ejemplar, la mitología de Diana.

Con el cliffhanger en el que se cerraba el volumen anterior, el presente tomo se abre con el número cero, una mirada al pasado de la superheroína en la que vemos su primer encuentro con Ares —un personaje que tendrá el papel más determinante de todos en el futuro inmediato de Wonder Woman— y que da paso de pleno a la continuación de los denodados intentos de Diana por rescatar al hijo bastardo de Zeus al tiempo que nos desvela más información sobre ese ominoso nuevo «actor» que, cual caminante blanco, salía de los hielos eternos en las últimas páginas de ‘Agallas’. Un personaje éste que, como todos los secundarios de ‘Wonder Woman’ superan en no pocas ocasiones a la propia amazona y hablan de forma indefectible del enorme trabajo que el artífice de ‘100 Balas’ consiguió con este claro hito de su soberbia trayectoria.

Wonder Woman. Hierro

  • Autores: Brian Azzarello, Cliff Chiang et al.
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 17,05 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.