‘Wild Worlds’, recopilando lo ‘peor’ de Alan Moore

Wild WorldsLos que piensen que voy a poner a parir a Alan Moore por primera vez en mi vida están muy equivocados. Sigo pensando que es un dios en la tierra y que pocos guionistas se pueden acercar a su nivel narrativo. Dicho esto matizaré que ‘Wild Worlds’ no es un mal tomo, simplemente es un compendio de historias que en su mayoría no están al nivel habitual del inglés.

La verdad es que es curioso. ‘Wild Worlds’ simplemente es un recopilatorio de historias que Moore guionizó durante su etapa en Wildstorm, eso sí, sin contar su magnífica etapa en WildC.A.T.S. (Norma ya se ha encargado de publicar ese otro recopilatorio). Así que en ‘Wild Words’ podemos encontrar un poco de todo del universo Wildstorm e Image, pero bastante alejado de la mística, atrayente y cautivadora atmósfera a la que Moore nos tiene acostumbrados. Pero mejor vayamos por partes y hojeemos esta obra.

Empezamos por ‘Spawn/WildC.A.T.S.’, sin duda, la historia más simple y convencional que he podido leer de Moore hasta la fecha. Si no llega a ser por las primeras páginas, en las que la reconocible prosa de Moore nos introduce de alguna manera en esta vanal trama, pensaría que estaba frente a un guión de Jim Lee. Resumiendo, Spawn irrumpe en el edificio Halo (cuartel y hogar de los WildC.A.T.S) buscando camorra con tal de vengarse de una supuesta humillación perpetrada por Grifter y Zealot. Tras la casi pelea inicial, se descubre que este accidente tiene más trasfondo del que aparenta, y Spawn deberá unir fuerzas con los chicos de Marlowe para combatir una amenaza mucho mayor.

Spawn, Wildcats y Majestic

Lo más gracioso es que leer ahora este ‘Spawn/WildC.A.T.S.’ carece de bastante sentido, debido a acontecimientos descubiertos posteriormente y que dan al garete con uno de los pilares de continuidad de este relato. Aún así, es una lectura afable, no muy pesada y que nos ventilaremos en un plis. Se agradece el dibujo de Scott Clark, habitual de la casa Wildstorm y que también dibujó el fantástico número de WildC.A.T.S. ‘Kera/Tierra’. Su arte no es muy detallista pero la mayoría de los dibujantes mainstream que surgió en los noventa pecaban de lo mismo.

De la segunda historia, ‘Wildstorm Spotlight: Majestic’, creo que no voy a comentar mucho. Más que nada porque ya lo hice dentro del especial decálogo de Alan Moore (nota mental, acabarlo de una puñetera vez). Si la pereza os puede y no queréis saltar a aquel post, os haré un resumen: Es fantástica y sin lugar a dudas lo mejor de este ‘Wild Words’.

Sigamos con nuestro recorrido que el tiempo es oro. ‘Voodoo: Bailando en la oscuridad’ es una historia corta de cuatro números que simplemente queda en una curiosa mezcla de género policíaco y artes vudú, aderezado levemente con el exotismo de Moore y protagonizado por el impresionante cuerpo (al menos es lo que más se ve) de Voodoo, miembro de los WildC.A.T.S que compite con Zealot en ser la que levanta más… eso. Al Rio (‘Rising Stars’, ‘Gen 13’), y la escueta colaboración de Michael Lopez (‘Deadpool’,‘Penthouse Comix’), aportan poco, simplemente cumplen, aunque la verdad es que las páginas de Lopez contrastan de una manera brutal con las de Rio. De las portadas de Adam Hughes mejor no hablamos, que no es cuestión de calentar al personal con las sugerentes ilustraciones de este magnífico artista.

Voodoo

‘Deathblow: Byblos’ sin duda me parece la peor trama que acoge ‘Wild Worlds’. Nunca he tenido aprecio por Deathblow realmente, así que quizás ha sido la apatía la que ha impedido meterme en esta lectura más de lo simplemente necesario para pasar las páginas rápidamente. De nuevo aquí está el Moore desganado, el que no demuestra pasión por lo que escribe y no arriesga nada. Es posible que Moore sintiera también apatía por Deathblow y eso le llevara a esforzarse lo mínimo posible. Jim Baikie (‘Tomorrow Stories’,‘Juez Dredd’) tampoco es que se se lo curre mucho y a pesar de que realiza buenas composiciones de página, intenta trabajar lo más mínimo obviando los fondos en cuanto tiene ocasión.

Y para terminar tenemos la segunda y última joya de este ‘Wild Worlds’, la unión de un genio del guión con un genio del lápiz, Alan Moore con Travis Charest, pero hay que reconocer que este último le gana la partida al primero. ‘WildC.A.T.S.: Reencarnación’ es realmente la puntilla al primer arco argumental que Moore guionizó para WildC.A.T.S, cuando Majestic y compañía se unió al equipo, pero he aquí que Moore cogió con ganas esta historia y se nota en los mordaces, ácidos y dinámicos diálogos que escribe, los cuales decoran una historia, más bien una escena, que de quedar desnuda hubiera sido completamente aséptica. Travis Charest (‘WildC.A.T.S/X-Men’) simplemente hace gala de su enorme arte con el lápiz y deja con la boca abierta a cualquiera que pose los ojos sobre sus páginas, un auténtico mago.

Este ha sido el análisis individual de cada una de las historias que componen ‘Wild Words’, y para evaluar el conjunto tenemos que hacer media. Resultado, ‘Wild Words’ sólo es aconsejable para los fans más aférrimos de Alan Moore, aquellos que deseen tener toda la bibliografía del autor de Northampton, tanto lo bueno como lo malo. Pero aprovecho para recomendar ‘Wildstorm Spotlight: Majestic’ y ‘WildC.A.T.S.’ como obras indispensables. Buscad bien en vuestras tiendas de cómics y si encontráis alguna de estas maravillas, sentiros muy afortunados y agenciároslas.

Ficha Técnica

Wild Worlds

  • Título: Wild Worlds de Alan Moore
  • Guión: Alan Moore
  • Dibujo: Varios artistas
  • Contiene: Spawn/WildC.A.T.S, Majestic, Voodoo: Dancing in the Dark, Deathblow:Byblos, WildC.A.T.S: Reencarnación
  • Editorial: Norma Editorial
  • Editorial USA: Wildstorm
  • Formato: cartoné // 320 páginas // Color
  • Precio: 26.00 euros

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en