‘Voodoo’ #1, tiran más dos tetas… [The New 52]

Voodoo

En el mundo del cómic americano bien es sabido la predilección por los diferentes dibujantes, sobre todo los de calidad decente, por el fan service para el lector de cómic. Ese cuyas características es que es joven y masculino, de esos que tenían estampitas de muchachas medio desnudas que frotabas un poco y ya no había ese «medio». O quizás no llegaban a ese nivel pero sí que tenían claro que en la vida tiran más dos tetas que dos carretas, como se suele decir.

Tú lo sabes, yo lo sé y en DC lo saben y por eso en este relanzamiento nos han preparado dos cómics, dos números uno, con alto contenido sexual/erótico (siempre dentro de lo posible, claro). El primero fue el ‘Catwoman‘ de Judd Winick y, como no podía ser de otra manera, Guillem March, cómic del que ya hablaremos en un futuro cercano y el otro es ‘Voodoo‘, escrito por Ron Marz (que, según Norma Ed., está haciendo con ‘Witchblade’ lo que Alan Moore con ‘La Cosa del Pantano’) y dibujado por Sami Basri (al que hemos podido ver en ‘Power Girl’). Y ¿qué queréis que os diga? al menos ‘Catwoman’ tiene guión.

Pero antes de entrar en la labor del artista, principal causante de la sensación que me ha dejado el cómic, veamos un poco la historia… ¿pero tiene historia? hombre, pues aunque no se note demasiado parece que algo tiene. Nos encontramos con Voodoo, una muchacha algo extraña que trabaja en un club de strip-tease (para disfrute del lector). Pero ella oculta un secreto, en realidad es un espía daemonita que está en la Tierra para recabar información y que, parece, trabaja ahí para pasar desapercibida… o por lo menos hasta que la descubren, en un sugerente privado.

…que dos carretas

voodoo1-02.jpg

El hecho de que la protagonista sea stripper da la oportunidad a Sami Basri para lucirse de lo lindo, primeros planos de escotes, cuerpos semidesnudos y demás cosas que te puedes encontrar en un club de este tipo estando encima «justificado». Vamos a ver, yo no tengo ningún problema en que se muestre un poco de carne de vez en cuando, sobre todo cuando Basri es muy buen dibujante y en este sentido no molesta demasiado ya que nos encontramos con figuras con mejores proporciones y estéticamente más bonitas que las de otros dibujantes especializados en cómics de muchachas en pechos.

Otra cosa que hay no termina de cuadrar es el hecho de que este cómic se publique cuando desde DC, Didio, Lee, Harras y compañía no han dejado de comentar que quieren acabar con el sexismo en los cómics, que se preocupan por el papel de la mujer y que quieren crear mujeres menos objeto, con más fuerza, personalidad… y sólo este cómic desmonta por completo todas estas declaraciones. Amigos, muchos nos lamentábamos de la pérdida de Power Girl en el Universo DC, pues bien, aquí tenemos a su sustituta en cuanto a fan service.

Por lo demás el problema es más el hecho de que este contínuo plano a escote ayuda a tapar los vacíos del guión de Ron Marz, que si bien no es completamente malo es muy plano y mediocre. La verdad es que veremos que nos tiene preparado Marz en los próximos números, pero personalmente no espero mucho.

En ZonaFandom | Sigue a los 52

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en