Una máscara de Rorschach que funciona de verdad: hazte la tuya

Ve el video en el sitio original.

Puede que Silk Spectre diera mucho juego a la hora de saltar a la pantalla, pero *Rorschach*, para mi gusto y el de muchos, es el personaje más carismático de *’Watchmen’*. Y el más sencillo a la hora de disfrazarse… salvo por su máscara en constante cambio. Pero amigos, hay un truco para *crear una máscara de Rorschach que funciona de verdad*.

La técnica en realidad es bastante sencilla. Tan sólo necesitamos una tela blanca y *un pigmento termocromático* de color negro, que se vuelve *transparente a 30 grados Celsius*. Con un poco de este pigmento mezclado con una base de pintura especial para tejidos, se dibujan manchas simétricas en la tela, esperamos a que se seque, y listo.

Con cada respiración y bocanada, la temperatura de la tela va cambiando y el pigmento pasa de negro a transparente. Cuando se enfría, vuelve a negro. Como el humano medio suele respirar con frecuencia, el efecto copia a la perfección la máscara de Rorschach, como el vídeo de arriba demuestra. En el siguiente podemos ver *paso a paso la elaboración* de una de estas máscaras.

Ve el video en el sitio original.

El vídeo está realizado por un fabricante de pigmentos, *Paint with Pearl*, que no sé si envía a España. Tampoco sé si el pigmento en cuestión u otro similar puede comprarse aquí por otras vías, pero es bastante posible. En cuanto a costes, una bolsita de 25 gramos de pigmentos, suficiente para 20 a 30 máscaras, *sale por 48 dólares*. Está disponible en negro, naranja y azul.

Ve el video en el sitio original.

Claro, el único problema es que la máscara *no funciona cuando la temperatura ambiente es de 30 grados* para arriba, por lo que tendrás que procurar no usarlo en los salones del cómic que se celebren en verano. Impresionante efecto, ¿eh? ¿Quién se anima a montar un ejército de Rorschach por 48 dólares?

Vía | Psicocine
Sitio oficial | Paint with Pearl
En ZonaFandom | Rorschach se pasea por el XI Salón del Cómic e Ilustración de Sevilla

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en