‘Ultimate Spiderman vol.2: Legado’, el tono adecuado en el momento idóneo

Considerando lo que nos queda por delante en términos de recorrido de la longeva cabecera que fue esta ‘Ultimate Spiderman’, no quisiera quemar todos los cartuchos que cabría utilizar a la hora de hablar de tan magna serie en un reducido puñado de artículos. Tanto es así, que volviendo sobre las líneas que dediqué al primer integral en el que Panini ha comenzado a recopilar de nuevo las páginas de la que es —y esto es algo que me vais a tener que leer en incontables ocasiones cada vez que volvamos sobre este título— la mejor serie publicada jamás con el trepamuros como protagonista, veo ahora que, llevado por la incontenible pasión a la que mueve el trabajo de Brian Michael Bendis y Mark Bagley, fueron muchas las cosas que ya afirmé sobre la colección que, quizás, me debería haber guardado para ir desgranándolas poco a poco.

Pero, a lo hecho, pecho. Es más. Me tomo como reto personal el ser capaz de entresacar algo digno de mención de cada uno de los tomos que la editorial dedique a esta versión «ultimatizada» del arácnido. Veremos si soy o no capaz de superarlo…el reto, quiero decir.

Por lo pronto, retomemos el hilo de una de las reflexiones que hice allá por agosto y abundemos un poco más en la soberbia manera en que Bendis consigue hacer que lo viejo se sienta nuevo y reformado y a la vez siga manteniendo un aroma inconfundible a sentido homenaje al pasado. Y nada mejor que uno de los números aquí incluidos, el 25 estadounidense, para ejemplificar aquello a lo que me refiero: hasta él, hasta ese instante en el que dejar caer del todo la mandíbula ante el talento sin paliativos del escritor, y de manera superlativa, el que fuera «arquitecto de Marvel» y ahora es celebrado por todo lo alto —y de forma más que merecida, me atrevería a añadir— por lo que está haciendo con el boy scout de la Distinguida Competencia, presenta la versión del Doctor Octopus pasada por el filtro «Ultimate». Un filtro que en este caso, y con dos años de antelación, sirve de alucinante anticipo de lo que después Sam Raimi haría con el villano en ‘Spider-man 2’.

El enfrentamiento de Peter con Doc Ock, espectacular y asombroso como es, se queda no obstante en pañales comparado con el muy anticipado regreso de Norman Osborn y su terrible alter ego, un monstruo que ha dejado de ser la bestia primaria que arrasaba con todo en su aparición durante el primer año de vida de la colección y que ahora, controlada mucho más por el multimillonario científico, pretende acabar con la vida de Peter de manera sistemática. ¿Y quién está en la vida de Peter? Mary Jane. ¿Y en qué piensa uno cuando recuerda los momentos más infames del Duende Verde y los amores de nuestro amistoso vecino? En Gwen Stacy y el puente de Brooklyn. ¿hace falta decir más?

Jugando a su antojo con la expectación que se levanta en el ánimo del lector conforme vamos viendo que todo se va dirigiendo hacia ese hito del pasado del personaje que tanto marcó su devenir posterior, Bendis maneja los hilos de la tensión casi tan bien como Bagley los traduce en unas viñetas en las que, por momentos, pareciera pararse el tiempo. Pero no, el tiempo no se detiene, sigue avanzando imparable y a ritmo constante por unas páginas que, hoy, dieciséis años más tarde de su aparición primera, se sienten tanto o más actuales y novedosas que a cómo lo hicieran entonces. Definición de clásico, vaya.

Ultimate Spiderman vol.2: Legado

  • Autores: Brian Michael Bendis & Mark Bagley
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 352 páginas
  • Precio: 30,40 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.