‘Twilight guardian’, es duro ser un héroe

Twilight guardian portada

A ‘Twilight guardian‘, esta pequeña miniserie ideada por Troy Hickman (el responsable de esa agradable sorpresa que fue ‘Common grounds’, inédita en nuestro país) y dibujada por Sid Kotian, se le ven las buenas intenciones desde que arranca, pretendiendo posicionarse como una nueva vuelta de tuerca al género superheróico desde un punto de vista realista y utilizando para ello a una serie de personajes de nuevo acuño que no atesoran el consabido lastre de continuidad tan poco abrazado actualmente por las editoriales norteamericanas.

Para conseguirlo, Hickman se saca de la manga a la heroína que da nombre al cómic, una “guardiana del crepúsculo” que no es más que una chica con severos problemas personales y una pasión desmedida por el mundo del cómic que todas las noches cambia su rutina existencial por unas patrullas por su vecindario orientadas a evitar crímenes y accidentes. Pero, como ella misma nos cuenta al comienzo de la narración, un héroe no es nada si su archienemigo, y la búsqueda del mismo, bajo el ominoso nombre de El diablo de la noche, es el MacGuffin que Hickman utiliza para ir animando una función que termina consumida por sus ansias de originalidad.

Twilight guardian interior

Tanto es así, que me atrevería a afirmar que poco o nada hay en ‘Twilight guardian’ que no hallamos leído antes en otras mil historias de “héroes de la calle” siendo a este respecto muy llamativas las muchas similitudes que ciertos momentos concretos de la acción y el espíritu general de la idea que Hickman pone en pie guardan con el ‘Kick-ass‘ de Millar y Romita Jr.

Con este hecho como fundamental traba a la hora de valorar los resultados de la lectura, no ayuda tampoco a una mejor apreciación de la misma lo irregular del trabajo de Sid Kotian a los lápices y tintas. Sus acartonados personajes e hiperestática narrativa no consiguen hacer que el conjunto luzca en el fundamental aspecto visual, por más que el artista se curre unos correctos homenajes a las muchas formas de hacer cómic de superhéroes que Hickman va poniendo en manos de esa lectora empedernida que es la protagonista.

Al final, todos los esfuerzos de ambos quedan disueltos en una lectura que nunca se sabe muy bien a dónde va, que juega con demasiados arquetipos del género sin que ninguno de ellos quede expuesto a la perfección, que coquetea con confundir al lector con esas ausencias de la protagonista para que finalmente las posibilidades abiertas en ese frente queden en agua de borrajas y que, sobre todo, atesora un final atropellado que rubrica un título lleno de sinsabores.

FICHA TÉCNICA: Twilight guardian
  • Autores: Troy Hickman y Sid Kotian
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 88
  • Precio: 12 euros
Twilight guardian

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en