‘Top 10: Más allá del último distrito’, intentando imitar a Moore

Top 10 Antes de meterme en faena hacedme caso, haceros con el Top 10 creado por Alan Moore y Gene Ha. Ya lo comenté en su momento dentro del decálogo de Moore, Top 10 es una joya imprescindible para todo aquel que busque una historia cautivadora y sobre todo perfectamente estructurada. Es muy posible que Paul Di Philippo y Jerry Ordway sean conscientes de este hecho, lo cual les ha llevado simplemente a intentar imitar lo más fielmente posible el estilo de Moore en este ‘Top 10: Más allá del último distrito’, la segunda secuela de la historia original tras ‘Smax the Barbarian’.

Pero una cosa es querer imitar un estilo y otra bien distinta es conseguirlo, y este cómic, editado por Norma en su edición de tapa dura (las favoritas de la editorial ahora), es un claro ejemplo de un quiero y no puedo, no por culpa de Di Philippo, que se esfuerza en conseguir el mejor resultado posible, sino más bien por el perenne yugo que Moore ha puesto sobre Top 10, uno de sus niños bonitos dentro de su etapa en America´s Best Comics.

He intentado no comparar este cómic con los anteriores de Top 10 pero me ha sido completamente imposible, y en parte ha sido por culpa de Di Philippo y Ordway, por su afán en conseguir la perfecta imitación que mencionaba antes, y de hecho al principio de la historia la cosa pinta realmente bien y rápidamente volveremos a ver al entrañable equipo de superpolis encargados de mantener el orden dentro de Neopolis, la mega ciudad repleta de héroes, cyborgs y demás variopintas especias no humanas.

Pero la historia pierde fuelle conforme llega a su ocaso, con recursos algo tópicos y sin mucho sentido que se convierten en una mancha dentro de un guión que realmente se presenta interesante en su primera mitad. Es a partir de dicha mitad cuando al parecer Di Philippo parece no sentirse cómodo dentro de la historia, recargando algunas páginas con excesivos diálogos y monólogos (se nota que es novelista) que, más que clarificar las cosas, confunden en exceso e impiden meternos de lleno en la historia, cosa que no le pasaba a Moore (lo sé, las comparaciones son odiosas y me odio por ello). Aún así habrá que estar atentos a las futuras nuevas incursiones de Di Philippo en el cómic (esta es la primera), si adapta su estilo novélico un poco mejor a la viñeta pueden surgir grandes historias.

Top 10

¿Significa todo esto que los que disfrutamos con la obra de Moore nos vamos a llevar un chasco con este nuevo Top 10? Pues yo no diría que es para tanto. Los que busquen algo al nivel que dejó Moore si que se pueden dar la vuelta y buscar otra cosa, pero todos aquellos que les cogimos cariño a los personajes del distrito 10 tienen aquí una nueva oportunidad de ver que les ha deparado el tiempo (este cómic está ambientado cinco años después del cómic original) a Kemlo, Smax, Robyn y el resto de sus compañeros.

Gráficamente, Jerry Ordway (Adventures of Superman) hace un buen trabajo pero realmente no despunta en exceso. Al contrario que en con el guión, Ordway consigue que nos olvidemos casi por completo de Gene Ha, es lo que tiene que las diferencias entre los dos estilos gráficos sean muy similares. Eso sí, es impresionante la cantidad de personajes icónicos que Ordway consigue colar en algunas de las viñetas, procedentes de fuentes tan dispares como Disney o Marvel, e incluso algunos que rozan el estatus de mito, como Skeletor de He-Man. Deteneos un poco en las viñetas concurridas y encontraréis a varios de estos personajes tan significativos, sobre todo para la generación de los ochenta.

Top 10En resumidas cuentas, ‘Top 10: Más allá del último distrito’ es una obra que, sin ser mala, podría haberse mejorado en algunos aspectos de la trama, y así conseguir una obra redonda digna del original de Moore y Ha. Ahora sólo nos queda esperar a ‘Top 10: Season Two’ con Zander Cannon (Smax the Barbarian) en el guión y Gene Ha en los lápices, para ver si es la secuela definitiva que todos esperamos.

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en