‘Tom Strong vol.3’, los «otros» Tom Strong

Echándose a un lado momentáneamente —volvería, como veremos más abajo, para dar cierre a su creación—, fue toda una sorpresa en su momento el que Alan Moore dejara en manos de otros compañeros de profesión el narrar las aventuras de Tom Strong durante la decena de números que transcurrieron entre el 26 y el 35, permitiendo así que voces ajenas enriquecieran, si es que tal cosa era posible, el manantial incontenible de imaginación que hasta entonces había sido la serie gracias a su trabajo y el de Chris Sprouse. ¿Consiguieron los invitados estar a la altura de tan hercúlea tarea? Sí. Con matices, pero sí. ¿Que qué matices son esos? Pasemos a ponderarlos de manera sucinta, que tampoco es cuestión de realizar ahora un análisis exhaustivo número a número y página a página.

Digamos que, siempre que nos encontramos ante la tesitura de valorar una obra global, y más cuando viene firmada por guionistas de la talla de Mark Schultz, Brian K. Vaughan, Ed Brubaker, Joe Casey o el mísmisimo Michael Moorcock, es muy normal tender a dejarse llevar por filias previas, volcando la atención sobremanera sobre aquellos que ya conocemos y que incluso admiramos y dejando de lado lo que otros nombres menos conocidos puedan ofrecer. Así que, por invertir esa tónica, olvidémonos por un momento de los artistas citados al principio del párrafo y centremos nuestra atención en Steve Aylett, Steve Moore y Paul Hogan, firmantes de las historias que correspondieron a los números 27, 34 y 35 de la numeración original: con el relato menos interesante en manos del segundo —algo a lo que no ayuda el pobre trabajo de Paul Gulacy a los lápices—, la fantástica intervención de Aylett junto a Shawn McManus en un ejemplar que bien podría haber firmado el de Northampton, y el que Hogan cierre lo que comenzó en el número 24, hacen de sus incursiones en la colección hitos de más que sólida relevancia.

Afirmado lo anterior, pasemos, ahora sí, a someter a juicio crítico a lo que Schultz, Vaughan, Brubaker, Casey y Moorcock son capaces de concretar en una lectura que, siguiendo ese orden, casi tendría una distribución en forma de campana de Gauss. Y me explico: la historia del creador de la inconclusa ‘Xenozoic Tales’ es correcta, y se beneficia sobremanera del dibujo de Pasqual Ferry; si lo que hemos de valorar es la aportación de Vaughan, subimos varios enteros en la escala, y la conjunción de su relato sobre Pneuman —el inseparable robot del héroe protagonista— con la solidez de los lápices de Peter Snejbjerg eleva el listón considerablemente. Pero no hay rasero lo suficientemente alto que Brubaker no pueda superar, y la historia de realidades y ficciones que cuaja el artífice de ‘Criminal’ y ‘Fatale’ encuentra en Duncan Fegredo poderoso valedor y se alza como instante más álgido del volumen publicado por ECC. A partir de ahí, la gráfica comienza de nuevo a descender, con Casey ofreciendo una particular versión de ‘Viaje Alucinante’ visualizada por Ben Oliver y el creador de Elric de Melniboné dejándonos una historia de piratas algo sosa, la verdad.

Llegamos así al número 36, último de la cabecera y regreso de un Alan Moore que, más que cerrar tramas inexistentes —’Tom Strong’ no se caracterizó nunca por su continuidad y, de hecho, su mayor atractivo reside en la variedad de historias autoconclusivas que ofreció—, dedica sus esfuerzos a ofrecer una semblanza de despedida en la que se incluyan al resto de personajes de la línea America’s Best Comics, cobrando singular relevancia en el desarrollo de las páginas la intervención de Promethea, esa otra cabecera de obligada lectura para aquellos que quieran saber el enorme alcance y asombrosa belleza que pueden llegar a atesorar unas páginas de tebeo. Alegre y optimista, como lo fue toda su singladura, la despedida de Tom Strong nos privó de una de las colecciones más imaginativas jamás escritas en formato aviñetado pero, al tiempo, nos legó una de las colecciones más imaginativas jamás escritas en formato aviñetado. Y eso es algo que nunca podremos agradecerle suficientemente al señor Alan Moore.

Tom Strong vol.3

  • Autores: VVAA
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 304 páginas
  • Precio: 28,02 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.