‘Todas nosotras’, libertad y justicia

Todas nosotras‘ no es el primero —y esperemos que no sea el último— de los tebeos de mujeres con historias sobre mujeres que Astiberri nos ha hecho llegar este año: si alguno lo recuerda, allá por marzo la editorial bilbaína nos ofrecía la ocasión de asomarnos a ‘Juntas en esto‘, un pequeño volumen firmado por Blanca Vázquez en el que la autora, a través de dos generaciones de una misma familia, hablaba de la libertad de elección de la mujer y de cómo justicia y estado, tan ciegos en ocasiones, limitaban la capacidad de la mujer para decidir sobre su propio cuerpo en lo que al aborto se refiere. Curiosamente, es el aborto centro alrededor del cuál orbitan las vidas de las mujeres protagonistas de ‘Todas nosotras’ porque, si en nuestro país sigue habiendo ciertas dificultades para que la interrupción del embarazo pueda llevarse a término en según qué casos, la situación en El Salvador incurre flagrantemente en violentar los derechos humanos hasta límites que ponen los vellos de punta y generan una indignación extrema.

El aborto es ilegal en El Salvador. Tanto, que el código penal, amparado por una posterior reforma de la constitución del país centroamericano, recoge penas de dos hasta ocho años para aquellos que provoquen la interrupción del embarazo. A nuestros ojos podrá parecer una ignominia descomunal que tal cosa pueda siquiera contemplarse, pero para muchas mujeres salvadoreñas no sólo es una realidad cruenta y salvaje, sino algo que inevitablemente cambia sus vidas de la noche a la mañana cuando son detenidas y encerradas en algunos casos, como el de Mariana, primero de los cuatro que recogen las autoras españolas en este tebeo, hasta más allá de los 17 años.

La podredumbre y, sobre todo, la ignorancia capital, no de estas mujeres, sino de un país que parece anclado en un pasado que le pesa como una losa, son parte de los argumentos que Elizabeth Casillas y Higinia Garay enarbolan con una simpleza y una honestidad tremendas en un tebeo cuya pátina visual se hace heredera del colorido y la idiosincrasia del arte centroamericano para reforzar aún más el mensaje y dotar al producto final de una personalidad que acusa un marcado talante local —local de «allí» queremos decir— por más que venga firmado por dos españolas de «aquí». Y ese es, precisamente, el punto más a favor de lo que consiguen las artistas: tratar de diluir fronteras y ondear una bandera que es única porque este mundo así lo necesita en un siglo que, desde que arrancó, cada vez acusa más paradojas sociales y evidencia que, como especie, estamos muy, pero que muy lejos, de llegar a un estado de bienestar global. ‘Todas nosotras’ aboga por ello desde su rinconcito de reflexión, y se lo agradecemos enormemente.

Todas nosotras

  • Autores: Elizabeth Casillas, Higinia Garay
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64 páginas
  • Precio: 13 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.