‘Thorgal. Integral 2’, fusión de géneros

En el volumen anterior asistimos a los primeros pasos de la saga de Thorgal Aegirsson. Allí se nos presentaba a un vikingo por adopción con férreos valores morales que le diferenciaban del resto y le hacían destacar del mundo que le rodeaba. Un personaje con las motivaciones de permanecer junto a su amada Aaricia, atajar la injusticia que sale a su paso y en último lugar sobrevivir. Más allá del personaje, en el tomo anterior Van Hamme nos regaló tramas variadas y bien elaboradas.

Ha pasado un año de los acontecimientos relatados en el tomo anterior. Thorgal ha quedado traumatizado hasta tal punto que roza la catatonia y se encuentra a cuidados de Shanniah. Un hombre llega al pueblo buscando al gran guerrero Thorgal y se lleva una sorpresa al comprobar en las lamentables condiciones en las que se encuentra. De cualquier forma Thorgal está destinado a grandes a realizar hazañas y es el único que puede portar la llave al Segundo Mundo. Es en este punto donde deliberadamente se le deja creer al lector que el camino que le aguarda es una ruta transitada innumerables veces por la fantasía épica, que va a asistir al consabido viaje/búsqueda por un lugar plagado de peligros que sólo puede realizar un elegido para salvar a su amada, a su tierra, al mundo, etc.; sin embargo, aquí es donde el relato cambia de rumbo para entregar algo inesperado. Van Hamme hace varios homenajes a ‘Viaje al centro de la Tierra‘, con dinosaurios incluidos, y presenta su propia versión del mito griego de Orfeo y Eurídice. Es ahí donde radica una de las grandes virtudes de esta saga, en situar al lector en un lugar ya conocido y que ha sido tratado en multitud de ocasiones, pero entregándole algo distinto al resto.

Si bien en los capítulos anteriores Van Hamme se dedicó a la hibridación de géneros con bastante profusión, en los recopilados en este tomo lo hace con mayor riqueza aún tanto en diversidad de temáticas como en calidad del resultado final. El escritor toma el mundo que ya ha construido, un mundo medieval/fantástico enclavado en unas tierras nórdicas, y a los personajes que ha creado y continúa creando, y les hace vivir tramas muy alejadas de las que se suelen contemplar en dicho mundo. De los cuatro relatos que componen este tomo, en el primero nos regala, como ya hemos dicho, una reinterpretación del mito griego de Orfeo y Eurídice con elementos de la novela ‘Viaje al centro de la Tierra’; en el segundo nos sumerge en un relato enclavado en el subgénero fantástico de espada y brujería; el siguiente capítulo se divide en dos partes bien diferenciadas, una primera en la que toma en la que toma muchos elementos del ‘Anillo de los Nibelungos‘ situándolo así en el genero de la alta fantasía y la segunda parte se enclava en la ciencia ficción con duelos medievales en el vacío del espacio y el último de los relatos se podría calificar como terror sobrenatural.

Con tal mezcla de géneros y temáticas, Van Hamme hace una labor muy a destacar, no sólo para que no se le vaya de las manos y el relato se convierta en un pastiche, sino porque tanto trama y personajes mantengan su coherencia interna, mantengan al lector entretenido y aviven el deseo de continuar l lectura y por último, presente dilemas morales y éticos que los involucren con la trama. Otra de las piedras angulares de esta saga es el arte que despliega en sus lápices Rosinski y que continúa mejorando aún más si cabe. En definitiva un tomo que hará disfrutar a aquellos lectores a los que ya les agradó el primer integral y que convencerá de seguir con la serie a aquellos que tuvieron algunas dudas sobre continuar con la primera entrega.

Thorgal. Integral 2

  • Autores: Van Hamme y Rosinski
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 216 páginas
  • Precio: 33,25 euros en Amazon

Etiquetas

Fran Padilla @

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.