‘The Boys Integral vol.2’, el salvaje Ennis sigue machacando súper héroes

TheBoysPortada
Las editoriales parece que le van cogiendo el truco a esto de la publicación de tebeos. Siempre se ha dicho a viva voz que España no estaba preparada para simultanear distintas ediciones de un mismo tebeo. Norma ha terminado por callar esas voces y desde hace tiempo está sacando unos suculentos integrales de algunas de las colecciones más punteras de su extenso catálogo. Sin City, AIDP, Hellboy y ahora The Boys han tenido la fortuna de ver la luz tanto en prácticos tomos de tapa blanda como en cuidadas ediciones (si han tenido en las manos algunos de estos volúmenes se habrán dado cuenta que Norma cuida hasta el último detalle) en tapa dura a las que no le falta ni un perejil.

Sabedores de la calidad del producto que manejan, Garth Ennis sigue siendo uno de los autores a tener en cuenta con cada nueva obra que se publica, es algo normal ver como las estanterías se van poblando de un material que sigue teniendo salida ya que a nosotros los aficionados nos gusta tener en mejores condiciones aquellas obras que más nos gusta. De The Boys poco podemos añadir, una serie en la que el amigo Ennis se dedica a ridiculizar el género superheroico a base de salvajada tras salvajada. Tanto que la colección tuvo que emigrar a una editorial independiente ya que era demasiado bestia y cruda para un sello como Wildstorm.

En esta segunda entrega nos vamos a encontrar con una serie de historias bastante autocontenidas, dejando un poco de lado la trama principal. La primera de ellas, Herogasm, nos muestra una auténtica bacanal protagonizada por los supuestos defensores de la humanidad. Mientras que todo el mundo piensa que se encuentran defendiendo la Tierra de alguna terrible amenaza, la realidad es bastante distinta ya que están en una isla dando rienda suelta a todo tipo de depravaciones sexuales: orgías multitudinarias, violencia incontrolada y drogas de todo tipo. A más de un censor le estallaría la cabeza al ver las páginas de esta miniserie.

TheBoysPagina

Lo siguiente que nos vamos a encontrar son una serie de historias cortas en las que podremos saber más del origen de cada uno de los integrantes del grupo. Frenchie, La Hembra o Leche Materna, todos desfilarán por estas páginas y podremos saber más de ellos, sus comienzos, inquietudes, némesis personales y razones de sus apodos (atención a la entrega dedicada a Leche Materna, no tienen desperdicio). Como siempre, Ennis no pierde el norte y todo se lo toma con un sentido del humor que ya es marca de la casa.

Aunque la trama central avance poco, algo se nos muestra acerca de unas primeras sospechas de El Carnicero en torno al recién llegado Hughie, personaje que será protagonista absoluto del último tramo del voluminoso tomo. En El afable escocés, Hughie retorna a su Escocia natal para intentar ordenar sus ideas y aclarar su situación actual. Lo que allí se encuentra parece distar bastante de lo que esperaba. La cosa no mejora demasiado.

Las tareas artísticas se las reparten principalmente entre Darick Robertson y John McCrea. El primero de ellos hace un trabajo esplendido en todos los sentidos con su estilo tan peculiar y característico. Es el compañero de Ennis en Hitman el que desluce un poco el resultado final entregando algunas páginas demasiado planas y con poca fuerza. Sin embargo se trata de un mal menor ya que los poderosos guiones de Ennis eclipsan cualquier punto negativo que pueda tener la obra. Un acierto total el de Norma al publicar una colección como esta en un formato tan lujoso. Esperemos que la cosa no pare y podamos disfrutar de alguna joyita más.
[Grade — 8.50]

The Boys Integral vol.2

  • Autores: Garth Ennis y V.V.A.A.
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 752
  • Precio: 39,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.