‘Tank Girl. La odisea’, una locura con tintes de genialidad

Tank-Girl-portada

Tan fundamental para conocer lo que el cómic británico desarrolló entre finales de los ochenta y principios de los noventa como lo habían sido anteriormente Juez Dredd, Rogue Trooper o cualquiera de los personajes aparecidos en las páginas de ‘2000 A.D’, ‘Tank Girl’ es uno de esos títulos que siempre salen a colación a la hora de citar aquellos cómics cuya presencia en el panorama de publicación de nuestro país ha sido, cuanto menos, escasita.

Creación de Alan Martin al guión y Jamie Hewlett (fundador del proyecto musical Gorillaz) a los lápices, ‘Tank Girl’ ya había conocido algo más de cuatro decenas de historias cuando el cine se interesó por el personaje y lo terminó adaptando a 24 fotogramas por segundo, momento que los creadores de la irreverente joven aprovecharon para llegar un acuerdo con DC según el cual se publicarían tres miniseries de cuatro números bajo el sello Vertigo. Pero con el estrepitoso fracaso de taquilla que resultó ser la cinta, sólo dos de las tres llegaron a publicarse, siendo esta ‘La odisea’ que hoy nos ocupa, la primera de ellas.

Tank-Girl-interior

Cambiando a Alan Martin por un Peter Milligan que comenzaba a despuntar en el panorama norteamericano, tiene muy poco sentido leer esta desopilante historia de ‘Tank Girl’ si antes no se ha conocido algo del personaje o, incluso, se han tenido los redaños de visionar su esperpéntica adaptación cinematográfica. De todas formas, si sois de los que nunca os habíais acercado al esta cabecera, con la introducción que incluye el espléndido volumen editado por La Cúpula> y recabando algo de información por la red deberías tener suficiente para acometer una de las lecturas más divertidas que se han publicado en lo que llevamos de 2013.

Versión cafre y desenfadada hasta decir basta de la obra de Homero, ‘Tank Girl. La odisea’ sirve a Milligan y Hewlett para plantear un cómic cuya única pretensión es divertir y, a ser posible, hacer reír a mandíbula batiente, objetivos ambos que se cumplen de sobra por mano de unos personajes carismáticos a más no poder (y no sólo Tank Girl, sino todo el elenco sin excepción que Milligan mueve a su alrededor), por una acción que nunca es previsible, por unos diálogos tan afilados que hay que tener cuidado a la hora de pasar las páginas y por ese recurso, utilizado aquí de forma espléndida, que es romper la cuarta pared.

Acompañado por el «eléctrico» trazo de Hewlett, que demuestra tener tanto o más desparpajo a la hora de dar respuesta visual a los guiones de Milligan que el que el propio guionista enarbola, ‘Tank Girl. La odisea’ es una lectura recomendable para dejarse llevar y olvidarse de las preocupaciones de la vida diaria sopena de que la protagonista salga de las viñetas y te encañone obligándote a pasarlo bien.

Tank Girl. La odisea

8UN «DESPORRE»
  • Autores: Peter Milligan y Jamie Hewlett
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112
  • Precio: 19 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.